Hagiografía

HAGIOGRAFÍA – LA VIDA DE LOS SANTOS

SANTIAGO DE LA VORÁGINE EL HAGIÓGRAFO

HAGIOGRAFÍA es un término procedente del griego y se constituye de “hagio” (santo), y “grafía” (escritura). La Hagiografía es la escritura o biografía de los santos. Las personas o autores que se dedican a escribir acerca de la vida de los santos se denominan hagiógrafos. De ahí, los autores que escribieron las Santas Escrituras se pueden denominar igualmente hagiógrafos. Un hagiógrafo famoso era Santiago de la Vorágine. Así es como se le llama en español al beato italiano Jacopo della Voragine.

SANTIAGO DE LA VORÁGINE era un obispo y hagiógrafo italiano quien vivió de 1230 a 1298. Con tan solo catorce años ingresó en la Orden de los Predicadores fundada por Domingo Guzmán. Pasó las etapas de novicio y profeso tras lo cual y a partir de 1252 comenzó a enseñar Escritura y Teología. Su dedicación a la vida religiosa y sus obras le empujaron hasta llegar a ser arzobispo.

SANTIAGO DE LA VORÁGINE se hizo especialmente famoso por su obra denominada “LEYENDA DORADA”. Comenzó a escribir esta obra en 1250 y la continuó durante los siguientes treinta años, finalizándola en 1280. El primer manuscrito aparecido de esta obra data del año 1260. La obra “Leyenda dorada” se compone de 177 capítulos, aunque algunos estudiosos defienden la teoría que son 182 en total. La leyenda dorada se divide en cinco bloques coincidiendo con el año litúrgico:

  1. De Adviento a Navidad
  2. De Navidad a Septuagésima
  3. De Septuagésima a Pascua
  4. De Pascua a la Octava de Pentecostés
  5. De la Octava de Pentecostés nuevamente al Adviento

El estímulo de escribir las obras de HAGIOGRAFÍA se basaba en ofrecer a la gente común unos modelos a seguir para llevar una vida en concordancia con la fe religiosa. Historias idóneas para copiar por su bien hacer y buena conducta. Por ello, no se pueden considerar como libros históricos con datos fidedignos, ni como biografías exactas. Las hagiografías de Santiago de la Vorágine son modelos a seguir para una vida mejor, en concordancia con la fe y para ser emuladas. Mediante esta obra, su autor pretendía propiciar la religiosidad popular y lo había conseguido.

Poco después de la muerte de Santiago de la Vorágine comenzó a practicarse el culto hacia su persona y el Papa Pío VII permitió celebrar su día santo. SANTIAGO DE LA VORÁGINE.

Hagiografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: