iracunda

¿QUE HACER CON LA IRA?

Si hay una emoción que por instantes se puede tornar positiva esa es; la ira, pero el resto del tiempo se manifiesta en su real contenido; sus efectos son; negativos. Su comportamiento de forma positiva, en nosotros, cuando esa ira nos impulsa a hacer cambios positivos, pero es negativa cuando se expresa con resentimiento, la furia; generando efectos en el cuerpo físico, tal como, lo es, agitación en el ritmo cardíaco, la presión sanguínea, y los niveles de adrenalina y noradrenalina.

Emoción perniciosa

Cuando la ira es permanente es un sentimiento que afecta nuestro comportamiento, y aún nuestra parte cognitiva y fisiológica, esta se ve afectada igualmente, propiciando consecuencias físicas y mentales significativas. Tanto la expresión facial como el lenguaje corporal a gritos, muestran la ira cuando ya se ve el cuerpo y la mente afectados, mermando la calidad de vida de las personas, ya que se gestan en su entorno, situaciones hostiles que le afectan internamente y al mismo tiempo este afecta a su rededor, generando daño a todo lo que toca o a toda persona con quien interactúa.

Cuando tenemos a la ira constreñida se puede manifestar como pensamientos negativos, acciones violentas, síntomas físicos e insomnio. Es posible también que dé pié a comportamientos paranoicos y hasta de prejuicios permanentes en todos los instantes de la vida. Este sentimiento de hecho puede ser un acelerador de deterioro de la salud mental, o agravar las enfermedades relacionadas con la psique, tal como la depresión.

furibunda

¿Qué dice la religión?

Desde el punto de vista religioso, la ira bajo la pupila del catolicismo, es uno de los 7 pecados capitales del ser humano, la cual; se convierte en ira en contra de los demás, manifestándose en forma de violencia y agresión física, ira en contra de uno mismo, que puede manifestarse a través de la auto-flagelación o desgraciadamente en suicidio. La Iglesia Católica recomienda oír, hablar, y cumplir (Santiago 1, 19-21), hermanos míos, queridos, ya están instruidos. Que cada uno sea veloz para escuchar, lento para hablar y para enojarse.

La justicia de Dios

La ira del hombre no realiza la justicia de Dios. Por tanto es mejor dejar de lado tanta impureza y atisbo de maldad, recibiendo con mansedumbre el mensaje plantado en ustedes, que es capaz de salvarles la vida. Por tanto es bueno sugerir y tener presente que la justicia de Dios se concreta en el amor, libertad y la vida en abundancia, en tanto que la ira, que anda acompañada de palabras y acciones agresivas, debe superarse porque; rompe la armonía de un conglomerado, región o nación.

Ciertamente, por todo lo expresado en su conjunto anteriormente; nos damos cuenta o mejor dicho llegamos a la conclusión de que la ira es un sentimiento que en un momento remoto o tal vez accidental podría tener una connotación positiva, pero que al final sus efectos son enteramente perniciosos para la salud del ser humano en general. Además que contamina nuestro entorno, con la expresión de un sentimiento completamente toxico, que por supuesto conspira de manera apreciable en contra de nuestro comportamiento cotidiano.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: