Las restricciones

Las restricciones que tenemos en la mente son limitaciones que nos impiden avanzar, si queremos continuar para adelante debemos enfrentarlas, no es fácil conseguirlo pero no hay nada imposible. 

Las restricciones actúan como un mecanismo de defensa para no tener que hacer frente a las dificultades cuando estas surgen, por lo que nos desviamos de conseguir lo que nos habíamos  propuesto, del mismo modo terminamos por perder la fuerza de voluntad que teníamos y abandonamos el objetivo que queríamos alcanzar.

Las restricciones pueden aparecer en cualquier momento

Las restricciones siempre se presentan en forma de excusa para así poder justificar la inseguridad que producen las dificultades. Es a partir de este momento cuando aparece el miedo y antes de que nos demos cuenta ese miedo se ha convertido en algo que nos limita y que nos impide pensar de forma positiva. 

Hay que tener en cuenta que el miedo en determinadas ocasiones es bueno, ya que nos pone en alerta ante los peligros, pero cuando se trata de un miedo desorbitado se convierte en una falsedad que termina por engañar a la mente de manera radical. 

De todos modos, lo que nos afecta no es lo que nos puede suceder, sino la forma que tenemos de reaccionar ante lo que nos sucede. Está claro que las cosas que  nos pasan no se pueden evitar, ya que es algo que no podemos controlar, lo que sí podemos hacer es encontrar el modo de hacerles frente. 

Hacer frente a las restricciones de forma positiva

Lo que nos ocurra nos podrá limitar en la medida que queramos que lo haga. El miedo nos limita y nos lo da a entender como algo imposible. Mientras que la voluntad que tengamos por superarlo es la que nos ayudará a conseguirlo. 

Hay que tener en cuenta lo que decimos cuando las cosas no nos salen bien. Si le concedemos al miedo el permiso de hablar, entonces no conseguiremos nada, pero si conseguimos aferrarnos a lo que queremos entonces si podremos superar las circunstancias que teníamos en contra. 

No debemos dejar que las restricciones nos impidan avanzar, no se trata de quitarle importancia, se trata de hacerle frente. La vida está llena de desafíos y los problemas son como las montañas que si se quiere llegar al final se nos presentan dos opciones, o nos decidimos a escalarlos o los rodeamos, pero nunca debemos rendirnos. 

Los problemas y situaciones adversas no son agradables para nadie, pero lo que no debemos hacer es dejar que nos limiten, sino al contrario si decidimos superarlas nos resultará más fácil conseguir nuestro objetivo. 

 


 

 

las restricciones

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: