Románticos

Hablemos de los sentimientos

Hablar de los sentimientos es una cuestión que involucra literalmente el comportamiento humano, casi desde todos los puntos de vista y tal vez nos quedamos cortos en esta apreciación hasta cierto punto poco ortodoxa. En verdad el ser humano pasa por etapas en que se convierte en un manojo de emociones y sensaciones que por ende toca la parte de los sentimientos.

Cuando hablamos de los sentimientos, nos referimos a un estado de ánimo cómo a una emoción conceptualizada que determina el estado de ánimo. Que quiere decir “un estado del sujeto caracterizado por una impresión afectiva que le causa determinada persona, cosa, animal, recuerdo, o situación general”. Entonces; los sentimientos son el resultado de las emociones.

Esta respuesta está intermediada por neurotransmisores como la dopamina, la noradrenalina y, la serotonina. Esto forma parte de la dinámica cerebral del ser humano y de los demás animales dándoles la capacidad para reaccionar a los eventos de la vida diaria al drenar una sustancia producida en el cerebro. Los estímulos emocionales que invariablemente se sostienen en el tiempo, pueden hacer que nazca el sentimiento romántico que; en realidad no es más que la expresión del sistema límbico por continuar viéndose sometido a las cargas emocionales necesarias que equilibran y liberan de ciertos rasgos no preferentes del estado anímico y, que por reacción hace creer que encamina a un estado de flujo que permitirá sostener el estado de felicidad.

De hecho la mente establece el objetivo y los hechos establecen o contrarrestan su propiedad y preservación. El principio de estado preferente que hace la mente del objetivo deja en ella como principio la emoción que podría propiciar un sentimiento que la impela a actuar.

sentimientos

Las leyes que rigen los sentimientos

Los sentimientos están controlados por las leyes que rigen el funcionamiento energético del cerebro. Reprimir por preferencia del ego (el yo), un sentimiento equivale a establecer un anhelo (deseo acuciante), fomenta una frustración o una vehemencia. Los sentimientos necesitan de una razón o un rumbo para lograr un estado de satisfacción (placer), y equilibrio.

Cuando nos introducimos en ese laberinto que significa hablar de los sentimientos, nos referimos a las diferentes formas en que la mente o la psiquis y el cuerpo hacen su expresión en determinadas situaciones, tengamos en cuenta los sentimientos más comunes, la alegría, la ira, la tristeza, la paciencia, la tranquilidad y la ansiedad. Todos ellos se expresan a través de diferentes rasgos físicos (Ejemplo; la tristeza con lágrimas, la alegría componiendo una sonrisa), de igual modo que también se muestran a nivel psicológico cambiando de estado de ánimo, la autoestima de las personas.

La importancia de los sentimientos radica en el hecho de que hay una diversidad de formas que son vehículos para que las personas demuestren como distintas situaciones o circunstancias afectan su personalidad y su carácter. Por ende, los sentimientos son los elementos que nos constituyen desde lo más simple a lo más complejo como individualidades, capaces de sentir diversidad de emociones y completamente diferentes de una piedra ya que; la misma, por no ser un ser vivo, no reacciona por los cambios.

Los sentimientos humanos nos posicionan, además, más cercanos a nuestro yo interior, ya que es el episodio de mayor sentimiento, aquel en que los estímulos nacen y se perciben claramente.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: