Imagen Hablemos claro

Hablemos claro aunque es difícil en la actualidad con tanta susceptibilidad que nos rodea cuando intentamos comunicarnos con alguien de manera franca y honesta.

Hablemos claro porque hay que llamar las cosas por su nombre, significado del sabio refrán: «Al pan, pan, y al vino, vino». Quien roba es un ladrón, quien estafa es un estafador, quien engaña es un mentiroso, quien alardea es un pretencioso, quien abusa es un abusón, quien no cumple con su trabajo es un incompetente, quien evita solucionar situaciones complicadas es un cobarde…

Hablemos claro porque todas las definiciones que acabo de escribir están en el diccionario y si alguna persona se ofende es porque se siente identificada aunque no lo reconozca.

Hablemos claro con las personas íntegras que no se ocupan de minucias, quien ayuda es solidario, quien dice la verdad es honesto, quien cumple las normas esenciales de convivencia es educado, quien da sin que le pidan es generoso, quien intenta solucionar situaciones complicadas es un valiente, quien apoya a los débiles es humanitario, quien no alardea es sencillo…

Hablemos claro porque pienso que es necesario poder comunicarse con respeto, utilizando palabras que son consideradas «tabú» para las personas que se sienten heridas por llamar las cosas por su nombre.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: