como hablar de los problemas

COMO HABLAR DE LOS PROBLEMAS

Hablar de los problemas es a veces complicado para nosotros. Existen situaciones en las que se presentan  conflictos con  personas y al dialogar con ellas terminamos mucho más furiosos, estamos más enojados y se pierde nuestra paz interior. Dependiendo de la gravedad del problema y el estrés generado se puede llegar al punto de enfermarnos.

Los hombres y las mujeres somos muy diferentes en muchos aspectos entre ellos está la forma de comunicarnos. Algunos puntos a tener en cuenta son:

Las mujeres la mayoría de las veces preferimos hablar detalladamente de los problemas  antes de escuchar una solución. Hablar para nosotras es una forma de liberar nuestro interior.

Los hombres al contrario frente a los conflictos  lo que hacen es buscar soluciones, en vez de hablar guardan silencio y piensan. Para ellos dar solución a algo es sentirse útil. Es una forma de mostrarle a la otra persona que le interesa, que le importa y muchas veces cuando no se tienen en cuenta sus soluciones se desconciertan.

El hecho de ser diferentes no quiere decir que no podamos hablar de los problemas, que nuestros conflictos sean imposibles de resolver al contrario, el hecho de ser tan diferentes puede hacer que al momento de armonizar se llegue a una mejor relación.

Para hablar de los problemas de una forma más grata y menos estresante se puede tener en cuenta los siguientes pasos:

1. Comprender el problema antes de dar una solución. Una mujer solo necesita y busca ser escuchada (hay que dejarla hablar). Es importante prestarle atención a lo que dice y antes de sugerirle alguna solución mirarla a los ojos, asentir con la cabeza cuando se esté de acuerdo. El mensaje que llegará a ella es que está siendo comprendida.

El hombre solo necesita que al hablar con él se haga con claridad, de forma concreta.

2. Establecer una causa. La mayoría de los problemas se generan por malos entendidos. Si al hablar se hace  con claridad, si se manifiesta lo que se quiere, lo que se busca desde el principio es más fácil llegar a un acuerdo.

3. Lista de soluciones. Establecida la causa se debe proceder a realizar entre las partes una lista de las posibles soluciones que se le puedan dar al problema o los problemas para terminar con el conflicto.

4. Análisis de posibilidades. Partiendo de la lista generada, se debe realizar un análisis de las posibilidades y al encontrar la mejor para las partes se toma esta como la solución del problema. Si hay que ajustarla se hace entre todos los involucrados dentro del conflicto al hablar de ello.

Es bueno aclarar que cada una de las partes tiene su forma de ser y por ningún motivo se debe buscar cambiar a la otra persona. Debemos aprender a aceptar nuestras diferencias y respetarlas.

5. Plan de acción. Teniendo ya la solución determinada, se continua generando un procedimiento para dar cumplimiento a lo acordado.

En todos los conflictos es importante tener claro que debemos tratar a los demás como nos gustaría que nos traten a nosotros. Sin embargo para solucionar los problemas es necesario ponernos en los zapatos de los demás. Por un momento antes de hablar  trate de ver la situación como la vería la otra persona, al hacerlo usted puede tener una idea de que es lo que realmente le está molestando.

Existe un momento para todo. Un momento para hablar y otro para guardar silencio. Si usted ve que la conversación que necesita tener con esa persona se va a dar en un mal momento (la otra persona está bajo presión, está cansada, no ha comido, en ese momento esta con mucho estrés, etc.) no lo haga, espere un poco porque las conversaciones que se tienen en un mal momento siempre terminan mal.

Existe una situación que genera conflictos y sin querer. Para nosotras las mujeres por nuestra naturaleza el hablar se nos facilita y dar consejos sin pedirlos es aveces una necesidad y para los hombres el que se les aconseje les molesta muchísimo más aún si se hace en frente de un grupo de personas. Para evitarlo es importante tener un poco de autocontrol y solo dar consejos en el momento en que se piden.

Hablar de los problemas es necesario, cuando nos guardamos estas emociones y se van acumulando las relaciones que tenemos se deterioran y nuestro ser se ve afectado.

Los hombres tienen una virtud que nosotras las mujeres deberíamos aprender, ellos viven el momento y luego olvidan. Nosotras las mujeres tenemos una excelente memoria emocional pero muchas veces dejamos de ser felices y de disfrutar los momentos presentes por continuar aferradas al pasado, es hora de vivir al máximo y olvidar.

Los  conflictos necesitan una solución y dialogar para llegar a un acuerdo hace personas felices.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: