Hablan y hablan y no aportan nada

Hay personas que se creen excepcionales y tocadas por una varita mágica, crítican, juzgan, analizan todo y saben de todo, hablan y hablan y no dicen nada

Al principio parecen sociables y buenos conversadores, pero según va pasando el tiempo, el que les escucha va teniendo la impresión de que la otra persona es una pesada. Solo habla ella y siempre cuenta las mismas historias. Se siente una autoridad hablando de cualquier tema, aunque por lo general no lo conoce, pero no hay modo de callarle.

Después de haber mantenido una conversación con este tipo de personas, quien les escucha termina con la impresión de que ha estado perdiendo el tiempo, no ha sacado nada en claro de la conversación, solo un inmenso vacío y lo que es peor tiene la impresión de que en realidad no ha existido una conversación, sino que ha sido un largo y aburrido, muy aburrido monólogo.

Hablar por hablar dominan a la perfeccion cualquier tema de conversación

O eso creen ellos, son egocéntricos y se sienten en la necesidad de que toda la atención recaiga sobre ellos. Pueden, pasarse horas hablando solo de ellos mismos enumerando una a una todas las desgracias y problemas que han tenido, pero no esperan ningún tipo de ayuda, ni quieren consejos, simplemente buscan que se le trate con consideración. No son capaces de entrar en sintonía con su paciente interlocutor.

También se encuentran aquellas personas que son una maravilla, lo hacen todo y todo bien, cuando cuentan sus historias, lo hacen para demostrar al otro lo "perfectos y maravillosos"que son.

Una especie a parte de estas personas, son aquellas que anteponen a los demás a ellos mismos, saben mejor que nadie las necesidades que tienen o lo que piensan el resto de personas, y lo dicen como si en realidad se lo creyeran. Cuando lo cierto es que se trata de una sucia utilización de los demás.

Hablan y hablan y no aportan nada

Hablan de política y lo que dicen es la panacea, con sus palabras creen que están cambiando el mundo y que lo que ellos dicen es lo que hay que hacer. Dicen que quieren cambiar el sistema, pero no aclaran si todo el sistema o una parte, o si  el sistema tiene que girar entorno a ellos. Lo dicho un discurso vacío, monótono  y aburrido que no aporta nada que no se sepa ya. Es una forma más de manipular a través de la palabra. Y es que salvadores del mundo hay muchos.





Hablan y hablan y no aportan nada

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: