En la decoración actual de los dormitorios infantiles es imprescindible contar con aspectos ecológicos, adaptando los espacios e incluir formas naturales y sencillas garantizando la seguridad y la salud.

Para cumplir con todas las necesidades del niño, en el dormitorio infantil es imprescindible contar con: un mueble con doble función, donde se pueda cambiar y bañar al bebé, la cuna, un armario, un baúl o cajón para los juguetes, asientos adecuados y una luz óptima.

Dormitorios infantiles bien distribuidos

Se divide el espacio en tres áreas importantes para que los pequeños de la casa puedan jugar, cambiarse de ropa y dormir. La organización de la habitación infantil se debe hacer de forma inteligente equilibrando practicidad y confort con la calidad ecológica exigente. Por tanto, para ambientar la habitación se necesita tener en cuenta los materiales, las texturas, los muebles y los colores.

La distribución ideal es aquella que permite bañar al bebé, vestirlo y luego llevarlo a dormir en un mismo espacio, lo más lógico es que exista una relación de cercanía entre la bañera cambiador o la bañera-cómoda. En ese caso, lo más recomendable es que se utilice un mueble con esa doble función, preferiblemente de madera ecológica, que permita ahorrar dinero y espacio.

Habitaciones para los niños con la seguridad necesaria

Pensar en la seguridad del niño es pensar en todas las actividades que va a realizar y sus posibles consecuencias. Siempre se deben tener en cuenta: la utilización de materiales suaves, la toma de energía, la terminación redondeada (no afilada) de los módulos o muebles, los topes o cierres de las puertas y la distancia de los muebles y accesorios a las paredes, entre otras.

 

 

 

Materiales ecológicos para la decoración infantil

Preservar la salud del niño evitando materiales tóxicos utilizando:

  • Las pinturas ecológicas, preferentemente, ya que además de no ser tóxicas, se secan rápido y sin olor, respetan el medioambiente; las pinturas plásticas facilitan la limpieza y la higiene. Como novedad hay otro tipo de pinturas con olores aromáticos, que estimulan el olfato de los niños como una experiencia sensorial.
  • Lámparas de papel, son ecológicas y denotan calidez; las fluorescentes son ideales para iluminar y de bajo consumo, cuidan el medioambiente y ahorran energía y por son económicas.
  • El corcho para el suelo, es una buena elección por ser hermoso, sostenible, duradero, antialérgico y sencillo. Es considerado como un producto biodegradable al igual que el bambú, que es otra opción también válida.
  • Vinilos decorativos para las paredes, se convierten en un lienzo inspirador para el niño. Son una buena opción decorativa porque se pueden renovar periódicamente, no perjudican la superficie de las paredes y permiten crear diversos motivos según los gustos y los colores.
  • Los marcos de los cuadros pueden ser de un material reciclado. Hay muchas opciones en el mercado.
  • Juguetes de fabricación ecológica: En el mercado existen juegos educativos que ayudan al desarrollo intelectual.



 

Muebles de habitaciones infantiles de madera

Armarios: Es importante que los armarios sean amplios e iluminados en su interior, así los artículos se pueden clasificar y etiquetarse en lotes que ayudarán a rentabilizar el espacio. Sus maderas deben provenir de árboles de bosques industriales (maderas reforestadas), y no de los nativos. Su barnizado no debe ser tóxico, sino a base de agua, para reducir las emisiones de gas al exterior.

Cuna o cama: Existen las que están fabricadas con madera certificada proveniente de cultivos ecológicos, y las de cartón resistente; también hay otras con materiales más livianos. Estas piezas deben estar a temperaturas agradables y no muy próximas a las ventanas; las distancias entre los barrotes debe ser la adecuada para evitar accidentes.

Mueble multiusos y roperos: Igual que la cuna, esta pieza debe contar con un material orgánico y noble con el medioambiente.

Telas infantiles con diferentes colores y texturas

  • Telas para el tapizado de los muebles y juguetes con materiales de diferentes colores y texturas, ampliando así el sentido visual y táctil de los bebés.
  • Las cortinas de algodón cien por ciento de un color claro preferiblemente para garantizar que la habitación infantil esté iluminada, aunque la tela debe tener una cierta opacidad que sirva como protección solar.
  • Los colores a ser posible acordes con las tonalidades de la naturaleza como son: el el verde, el azul, amarillo, el marrón, o el blanco y así se estimula a los niños a que se desarrollen respetando la naturaleza, con armonía y salud.
  • Alfombras de material higiénico y de fabricación ecológica, para que se puedan mantener limpias.
  • El colchón debe ser cómodo, firme, higiénico, antialérgico, y que impida la acumulación de la humedad y de los ácaros.
  • Sillón cómodo y tapizado con una tela fresca. Ubicado en dirección a la cuna facilitando la tarea de alimentar y dormir al bebé.

Por último indicar la orientación de las ventanas, es aconsejable ubicarlas con relación al clima, aprovechando la luz y las corrientes de aire naturales, para acondicionar ecológicamente el espacio.

Ambientar la habitación de nuestro niño es una experiencia increíble y puede ser muy divertida si se integra a todos en la familia; esto se logra al utilizar elementos de buen gusto y al ayudar a preservar el medioambiente. No olvidemos que los pequeños de hoy en día formarán parte de una generación totalmente comprometida en un futuro muy lejano.



 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: