Guy de Rothschild

Guy Édouard Alphonse Paul de Rothschild nació en París el 21 de Mayo de 1909. Fue el segundo hijo de los cuatro que tuvieron una de las parejas más ricas y elegantes del momento, el barón Édouard de Rothschild y la baronesa Germaine Halphen. Mayer Amschel, su tatarabuelo, había dado inicio a la fortuna familiar en 1780 abriendo en el barrio judío de Frankfurt el primer banco, que prosperó debido a los créditos concedidos a las casas reales. Cada uno de sus hijos varones dio lugar a una rama del banco: la de Viena, la de Frankfurt, la de Londres, la de Nápoles, y la de París con el bisabuelo de Guy, James.

Mayer Rothschild

Mayer Amschel Rothschild         

El hermano mayor de Guy, Édouard, murió de apendicitis cuando Guy tenía solo 18 meses, de modo que heredó el título aristocrático de barón ya que tenía dos hermanas pequeñas, Bethsabée y Jacqueline. Su infancia se desarrolló entre una magnífica casa en la plaza de la Concordia de París, y el mítico castillo de Ferriéres. Guy recibió una educación muy estricta en su casa al disponer de tutores privados, aunque también estudió en el Liceo Louis-le-Grand, en el Liceo Condorcet, y en la Sorbona para estudiar leyes. Su primera oportunidad ocupando un puesto en el banco Rothschild de París llegó en 1931, donde tuvo buenos asesores que le enseñaron a manejarse con agudeza y frialdad dentro de un ámbito lleno de "pirañas". Las distracciones de Guy para combatir el estrés pasaban por disfrutar de una impresionante cuadra que su padre poseía, con 80 yeguas de pura raza y 90 caballos de carrera que ganaban todos los premios. La cuadra llegó a ser la envidia de la misma reina de Inglaterra.

En 1937 contrajo matrimonio con Alix Hermine Jeannette Schey de Koromla, una prima lejana que era Goldsmith-Rothschild por parte de madre, y que aportó una hija de cinco años al matrimonio, Lili Krahmer. Vivían en una suntuosa residencia parisina, compraban en tiendas exquisitas, y pasaban largas temporadas en Ferriéres, pero toda esa felicidad y estabilidad pronto se vería alterada debido a la Guerra Mundial.

Guy de Rothschild joven

Guy se alistó en el ejército al estallar la II Guerra Mundial, combatiendo en el frente y siendo uno de los tres únicos oficiales de su unidad que sobrevivieron 

En su regreso a Francia, y tras ser rescatado en Dunkerke, llegó a ser capturado por los alemanes pero logró escapar con éxito. Sin embargo, lo peor aún estaba por venir, ya que los nazis habían ocupado el país, y el gobierno colaboracionista de Vichy dirigido por el general Petain confiscó todos sus bienes familiares, persiguiendo a la familia por ser judíos y despojándoles de la nacionalidad francesa. No tuvieron más remedio que huir a Nueva York y reunirse con otros miembros del clan de las ramas italiana e inglesa. Su primer hijo, David René, nació en 1942 y un año más tarde volvió a Londres y se unió al gobierno de la Francia Libre de Charles de Gaulle. Una vez acabada la contienda, Guy regresó de nuevo a París para reflotar la fortuna de la familia. Diversificó sus intereses invirtiendo en navieras, petróleo, y minería, y junto a sus primos Elie y Alain convirtió el banco Rothschild Fréres en uno de los más poderosos del mundo.

Cabe mencionar la vital importancia que tuvo la ayuda ofrecida por Georges Pompidou, un profesor muy inteligente que acabó ocupando un importante puesto dentro del banco, y convirtiéndose en 1969 en Primer Ministro. Años más tarde sería presidente de la República. Pompidou y Guy compartían el sentido del humor y su amor por la conversación y los buenos vinos.

Guy de Rothschild amigos

De izquierda a derecha: la Condesa Jacqueline de Ribes, Guy de Rotschild, la Baronesa Marié-Heléne, Audrey Hepburn, y Georges Pompidou

Al contrario que la mayoría de ricos de esa época, los Rothschild supieron disfrutar muy bien de sus ganancias: adquirían algunas de las colecciones artísticas más importantes del mundo con obras de Gauguin, Rembrandt, o Picasso, compraban propiedades de lujo en París, Normandía, y la Costa Azul, sus purasangre eran los más aclamados y sus viñedos eran los más solicitados. Las etiquetas de sus caldos, como el Valduero o el Vega Sicilia Mágnum Único, llegaron a ser diseñadas por artistas como Tapiés, Miró, Chillida, o Dalí. Mientras sus negocios iban viento en popa, el matrimonio entre Guy y Alix empezaba a resquebrajarse. Se divorciaron en 1956, y al año siguiente Guy contrajo matrimonio con Marie-Hélene van Zuylen de Nyevelt de Haar, con la que tuvo a su hijo Édouard. Este matrimonio fue el gran escándalo de la familia, ya que por primera vez en la historia de esta dinastía, un Rothschild se casaba con una católica que se negaba a convertirse al judaísmo. Este hecho le llevó a dimitir de la presidencia de la Comunidad Judía Francesa, pero no le importó porque estaba acostumbrado a ser el rebelde de la familia, alguien que siempre había llevado las riendas de su vida con mano firme.

En 1959, la pareja se trasladó al castillo de Ferriéres, que desde la ocupación alemana había permanecido cerrado. Desde ese momento, comenzó una época dorada que acaparó todas las portadas de la prensa rosa de la época. Organizaban fiestas de disfraces y bailes temáticos a los que acudían artistas de todo tipo e importantes miembros de la realeza. Algunos de estos célebres invitados fueron Richard Burton, Elizabeth Taylor, Grace Kelly, Rainiero de Mónaco, los duques de Windsor, Porfirio Rubirosa, Dalí, Artur Rubinstein, o María Callas. Toda una legión de amas de llaves, mayordomos, chóferes, criados y guardaespaldas atendían hasta las peticiones más nimias de estos ilusutres invitados en fiestas donde se exhibían los diamantes más raros y exclusivos del mundo, y donde se gastaban millones de francos en cuberterías de oro, manteles de lino, y manjares servidos en vajillas de Sévres.

Guy de Rothschild invitados

Marié-Heléne junto con el Barón Alexis de Rede, y las actrices Elizabeth Taylor y Liza Minnelli

Guy de Rothschild fiesta

Guy de Rothschild y Marié Hélene vestidos para una de sus excéntricas fiestas

Aunque se hubiera convertido en un personaje de la "jet set" internacional del momento, Guy dedicaba mucho esfuerzo a la presidencia del banco, a instruir a sus vástagos en el negocio familiar, y a mejorar la pureza de su cuadra. En 1975, el barón y su mujer donaron el castillo de Ferriéres a la Universidad de París y compraron otros inmuebles en la ciudad. Cuatro años más tarde, Guy dejaba la presidencia del banco Rothschild Fréres, que acabó siendo nacionalizado en 1981 por el gobierno del socialista François Miterrand. Ante esta situación, y tras haberse exiliado a Nueva York, el barón esquilmado remitió una carta irónica y mordaz al diario Le Monde que decía lo siguiente: "Fui judío en tiempos de Petain y soy un paria en tiempos de Miterrand." Cuando regresó a su país, fundó el París Orleans Banque junto con su hijo y su primo Eric, una entidad que tres años más tarde recibiría el nombre definitivo de Rothschild & Cie Bank, una vez obtuvo permiso para usar su apellido de nuevo.

Aunque se hubiera retirado del mundo empresarial, nunca dejó de aconsejar a sus hijos, y sus últimos años de vida los pasó disfrutando de su fortuna junto a su querida Marie-Hélene, que falleció en 1996. Su pérdida le hundió en una depresión que solo pudo superar publicando varios libros, entre los que se encontraba su autobiografía titulada "Los caprichos de la fortuna: memorias de Guy de Rothschild".

Guy de Rothschild familia

A los 80 años buscó refugio en sus palacios para disfrutar de la compañía de sus nietos, contemplar sus obras de arte, probar sus vinos, y apasionarse con las carreras de caballos.

Siempre se preocupó de recordar a sus herederos el reglamentos tradicional de la familia para dirigir los negocios: los puestos de poder lo deben ocupar los varones Rothschild, las bodas de la familia deben ser entre primos de primer y segundo grado, y no debe haber ninguna auditoría jurídica y ninguna publicación de los bienes. Guy de Rothschild falleció en París el 12 de Junio de 2007 a los 98 años, dejando como patrimonio más de 2.000 millones de euros. Siguiendo la tradición dinástica, la nueva generación continúa teniendo importantes lazos con la alta política.

Guy de Rothschild fin

Citas de Guy de Rothschild:

"Un banquero es un hombre que presta a otro hombre el dinero de un tercero."

"Desde que tengo fortuna suficiente como para no ser indeciso, siempre he consultado con mis socios cuándo debe ser tomada una decisión importante, lo que no quiere decir que siempre haya sido la correcta."

"Siempre he delegado la responsabilidad y la autoridad en otros, siempre he escuchado opiniones y sugerencias distintas con una mentalidad abierta."

"Los judíos han sido oprimidos durante 2.000 años, y me parece inconcebible por la dignidad y el honor de Israel que un gobierno judío deba tener ahora el papel del opresor."

"Según un lema francés, una persona debe estar a la altura de su nombre; los Rothschild han impuesto un segundo lema, una persona debe estar a la altura de su fortuna."

Fragmento del documental "The Ring of Power" (subtítulos en español)

El culto oculto en las mascaradas de los Rothschild (subtítulos en español)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: