La enfermedad parasitaria que ataca a perros y en menos frecuencia a gatos, también puede afectar a las personas de forma accidental, por lo que es importante que los nilños no duerman con los perros si no se les ha realizado análisis de sangre. Esta enfermedad la transmite cierta especie de mosquito a través de la sangre,  cuando un mosquito pica a un animal infectado, chupa la sangre donde se encuentra la presencia de forma microscópica el parásito llamado "microfilárias". Cuando el mosquito pica a otro perro, las larvas pasan a través de la sangre.

 

fotografia

Lo sorprendente de este proceso es que necesariamente es el mosquito el "colaborador" indispensable para la transmisión del gusano del corazón pues cuando el mosquito pica a un perro infectado, almacena formas inmaduras del parásito (microfilários). Estas se incuban en el mosquito unos diez o doce días y se convierten en larvas infectántes. La microfilária no puede madurar a parásito adulto sin pasar  a través del mosquito. Un proceso que descubre que si el mosquito no existiera no se podría desarrollar la enfermedad pues este hace la labor de incubadora para madurar y poner a punto el parásito.

 

fotografia

fotografia

La presencia de este parásito en gatos no es tan frecuente aunque se han dado también casos. Para detectar si el animal está infestado hay que pedir al veterinario que haga los análisis de sangre correspondiente, que de estar infestado identificará la presencia de microfilária circulante (forma microscópica larvaria). Una mayoría de perros pueden ser tratados con éxito se la enfermedad de este parásito se detecta en su fase inicial.

 

fotografia

En estas fechas se reúnen en La Palmas de Gran Canaria el Internacional Workshop of Dirofilária don se dan cita más de 200 expertos internacionales para debatir los avances e investigaciones de esta enfermedad conocida como "el gusano del corazón", una patología que afecta a perros pero que puede llegar a las personas.

 

fotografia

La relación de esta enfermedad con canarias tiene su origen en 1989, cuando se detectó que el 36% en los perros de Las Palmas de Gran Canarias tenían esta enfermedad, que tiene mayor incidencia y se propaga con mayor frecuencia en climas cálidos donde se desarrolla el mosquito portador.

 

fotografia

En los último años, han descendido considerablemente los perros infestados al tener más información los propietarios de estos animales, no obstante, es aconsejable hacer análisis frecuentes a los perros que estén en contacto directo con los niños.

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: