guillermo tell

GUILLERMO TELL, ¿MITO O REALIDAD?

   Guillermo Tell, cuyo nombre original en alemán era Wilhelm Tell, fue un héroe de la independencia suiza. Vivió entre los siglos XIII y XIV en una pequeña localidad suiza del cantón de Uri llamada Bürglen. Se sabe que tenía un hijo y que era muy hábil en el tiro con arco, pero los demás datos biográficos sobre el personaje son muy desconocidos. De hecho, ni siquiera existen evidencias que respalden que Guillermo Tell existiese realmente, ni que la gesta que se le atribuye pertenezca a la historia y no a la leyenda.

   La historia, o la leyenda, cuenta que un día del año 1307, Guillermo Tell había viajado con su hijo a Altdorf, la localidad más grande del cantón de Uri. Eran tiempos en que algunos cantones suizos estaban en manos de los Habsburgo, soberanos de Austria. El gobernador de Altdorf, llamado Hermann Gessler, era un hombre despiadado e irascible que se había ganado la impopularidad de todo el pueblo. Ese día, Gessler había hecho colocar su sombrero en un poste, en medio de la plaza principal, y exigía que todo aquél que pasase por delante del sombrero se inclinase ante él como símbolo de reverencia al soberano de la casa de Habsburgo. Pero Guillermo Tell se negó a hacerlo.

guillermo tell

   Detenido por traidor, Gessler lo amenazó con condenarlo a muerte. Sin embargo, puesto que había oído hablar de su puntería con la ballesta, quiso comprobarlo por sí mismo imponiendo a Guillermo Tell una dura prueba: su hijo sería atado a un árbol y se le colocaría una manzana en la cabeza. Guillermo tenía que acertar con una flecha en la manzana desde cierta distancia. Si lo hacía, se le perdonaría la vida, pero si fallaba, sería ejecutado. De nada sirvieron las súplicas de Guillermo alegando que él no podía apuntar a su propio hijo. Tuvo que hacerlo, y para ello cogió dos flechas. Gracias a su excelente puntería y al ánimo que le infundió ver que su hijo estaba tranquilo porque confiaba en él, acertó de lleno en la manzana.

Guillermo Tell

   Gessler manifestó su asombro ante tan buen tiro que había partido la manzana en dos, y preguntó a Guillermo Tell por qué había cogido dos flechas, si sólo se le había concedido una oportunidad, a lo que él respondió "si yo hubiera matado o herido a mi hijo con la primera flecha, con la segunda te habría matado a ti". Ante tal respuesta, el gobernador Gessler se encolerizó y decidió encarcelar a Guillermo Tell de por vida en el castillo de Küssnacht, al que se accedía atravesando un lago. Pero a mitad de travesía estalló una fuerte tormenta que amenazaba con volcar la pequeña embarcación. Gessler y sus hombres, viendo que iban a morir ahogados, y conscientes de que Tell sí que sabía controlar la embarcación, lo desataron y le cedieron el timón.

Desenlace de la gesta de Guillermo Tell

   El barco llegó a la orilla y cuando todos se bajaron sanos y salvos, Guillermo Tell desapareció, y mientras Gessler y sus hombres discutían sobre cómo volver a capturarlo, la segunda flecha de Guillermo Tell atravesó el corazón del malvado Gessler. El cantón de Uri se libró así de la fuerza opresora, siendo el inicio de los levantamientos por la libertad. Esta historia, o leyenda, se trasmitió de padres a hijos durante generaciones, pero al no haberse hallado ninguna prueba de la existencia de Guillermo Tell, parece que la duda continuará en el aire siempre, a menos que algún día aparezca algo que lo corrobore o lo desmienta.

 

bandera suiza

   Mientras tanto, la idea más aceptada por los historiadores es la de admitir la probabilidad de que este personaje sí que haya existido en el contexto histórico que se le atribuye, y que su gesta haya tenido una base similar a lo narrado, aunque muy probablemente la mayoría de los detalles sean adornos que el pueblo fue añadiendo para dar fuerza a la figura de su héroe.

guillermo tell

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: