El guerrero místico y su sendero

El guerrero místico y su sendero

El guerrero místico y su sendero

El guerrero místico y su sendero

El guerrero místico y su sendero

El guerrero místico y su sendero

EL GUERRERO MÍSTICO Y SU SENDERO.

El Guerrero Místico y su sendero evocan una ley de lealtad nacida del más profundo amor.

Un hombre poderoso preguntó a otro --acusado injustamente--, por qué no salvaba su vida declarando su inocencia. Frente al poder terrenal, un Maestro respondió: “Nadie me quita la vida, yo la entrego voluntariamente porque tengo el poder para darla y el poder de recobrarla. Esa es la orden que he recibido de mi Padre” y bajo este código los guerreros del pasado hicieron de la vida una ofrenda que en la lucha intentaba preservar el orden.

Toda meta implicaba combate, coraje y una fe ígnea para luego evolucionar, ofreciendo al futuro un rostro opuesto al de ayer.

Los guerreros del pasado retornan con el propósito de limpiar el karma y cambiar la espada material por un elemento intangible que exige destreza al ser blandido, pues el corazón debe templarse en la ley del amor incondicional de quien trasciende la mirada física para caminar en el túnel pupilar, ver y sentir en el otro, un alma; iniciar un diálogo entre dos espíritus desde la conciencia de que la idea de individualidad debe progresar hasta encontrarse en ese alguien; reconocer su parte de sombra en ese reflejo, aceptarla, perdonarse y avanzar, considerándola una lección. De este modo comprenderá la chispa divina que tiene frente a él.

Lo más probable es que el guerrero sea menospreciado y su nobleza, confundida con debilidad, pues ha dejado en el pasado la batalla agresiva, eliminando el ego. Evoluciona para seguir el ejemplo del Maestro. Templa su carácter en la contemplación del amor que lleva dentro, lo cultiva y lo proyecta para descubrir que dejó de luchar con su personalidad; la acepta y continúa el camino amándose tal cual, para crecer en el amor a los demás, hasta trasmutar el antiguo combate en un diálogo entre niños que van hacia la evolución desde distintos caminos.

La batalla se gana en la comprensión de quien acepta por incondicionalmente y lo único que dejará a su paso será el antiguo capullo de una crisálida – que sorprendida y en su etapa adulta—, comenzará a volar.

Un guerrero místico es aquel que dejó la vieja espada para respirar la luz en el mundo y cantar la nobleza de un corazón que renunció a pelear para ser, en las llamas de su renacimiento. Esta es la causa de que a la nobleza no le importe ser vituperada o confundida con debilidad, pues posee la autonomía de otorgarse, porque en el proceso siente su esencia más viva que nunca.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: