No solo hay en Cuba, en casi toda Centroamérica se utiliza la guayabera y se les conoce con el nombre de habaneras.

La ciudad mexicana de Mérida, después de 1960 cuando comenzaron allí su confección, se convirtió en la capital mundial de la guayabera.

 

  Pero las cubanas nacieron más o menos así…

 

  En 1709 llegó a la villa de Sancti Spíritus un matrimonio de andaluces: José Pérez Rodríguez y Encarnación Núñez García. Él le pidió a su esposa que con una tela de hilo blanco recibida de España le confeccionara camisas sueltas para usar por fuera del pantalón y con bolsillos grandes.

  Esto pudiera ser una «leyenda», pero ningún otro territorio en Cuba le ha discutido a esa zona del Yayabo la paternidad de esta hermosa camisa cubana.

Camisa blanca

 

  Es muy llamativo que una acción tan doméstica como la confección de una camisa, quedara registrado en la historia con tanta claridad. Por lo tanto, MARCA el inicio del uso de la guayabera en Cuba.

  Aunque es importante aclarar que los guajiros cubanos del siglo XIX NO LA USARON. Prefirieron las camisas azules o de listas, el sombrero de yarey, el machete al cinto y pañuelo al cuello para el sudor.

 

SIGLO XX


  A finales de los años treinta la guayabera comienza a imponerse en La Habana, complementándose con un lazo de mariposa en el cuello.

  En 1944, durante el gobierno de Grau San Martín, entra la guayabera al Palacio Presidencial. Y es Carlos Prío quien se encarga de eliminarla de los eventos oficiales y los juzgados, acotando que es una prenda NO APROPIADA para los actos protocolares.

  Sin embargo, continúa comercializándose en las mejores tiendas del país.

  Ya en esta época no tiene necesariamente que ser de hilo y blanca. Aparece el algodón.

  Con el triunfo de la Revolución la guayabera prácticamente desaparece, hasta su resurgimiento en la década del setenta.

 

COMPOSICIÓN


  Es una camisa compuesta por cuatro bolsillos grandes y adornada con hileras de pliegues o alforzas (dos al frente y tres en la espala). Lucía veintisiete botones (de nácar en sus primeros tiempos).

  Con el tiempo la guayabera ha variado, pero siempre manteniendo los cuatro bolsillos, los pliegues y los 27 botones.

 

LITERATURA


  En la novela Leonela de Nicolás Heredia y publicada en 1893 el autor escribe más o menos así: «… Don Cosme, hacendado ganadero y maderero llega su casa de la finca y se quita la guayabera como si se quitara el pellejo…».

  Como cubanismo se legitima en 1921, cuando Constantino Suárez la incluye de esta manera en su Vocabulario cubano: «especie de camisa de hombre, con bolsillos en la pechera y en los costados, muy adornada con pliegues y lorzas de la misma tela, que se usa sin chaqueta y con las faldas por fuera, por encima del pantalón, al exterior. Es una prenda de vestir, muy generalizada y típica, del campesino cubano».

 

DÍA DE LA GUAYABERA


  Se conjugan el día de la prenda típica de Cuba con el del espirituano ausente: cada 25 de julio payasos, presentaciones artísticas y música infantil. Desfiles y concursos relacionados con la guayabera se desarrollan ese día. Incluyendo el traslado de una guayabera gigante por las calles de la ciudad.

  Han donado a la ciudad personalidades importantes en la historia de Cuba. El primero fue el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías (primer guajiro que se incorporó al Ejército Rebelde).

  También se conservan en el proyecto guayaberas de Ramiro Valdés y Juan Almeida Bosque (Comandantes de la Revolución), de Norberto Blanco (timonel del yate Granma).

  ¡En total suman más de cien!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: