grelos

GRELOS, VERDURA TÍPICA DE GALICIA

   Los grelos son la verdura más utilizada en Galicia, la más típica de esta región. Con ella se elaboran algunos de los platos más representativos de la cocina tradicional gallega, como el famoso lacón con grelos, el caldo gallego (que también puede ser de repollo), la ensalada de grelos o el cocido gallego, y también pueden estar presentes en empanadas, revueltos y menestras. Pero el grelo no es una verdura que se cultive de forma autónoma: los grelos son las hojas de los nabos.

nabizas

   Los nabos se adaptan bien a los climas húmedos de tipo oceánico, y se estima que en Galicia se cultivan desde el año 3.000 a.C. para alimento de personas y animales, con la peculiaridad de que se aprovecha todo, al contrario que en la mayoría de regiones de España, donde los tallos y hojas se desechan. La zona de producción del nabo y por lo tanto del grelo incluye todos los municipios de Galicia, habiendo dos tipos distintos de grelos con denominación de origen: los grelos de Santiago, más suaves y los grelos de Lugo, de sabor algo más fuerte. Ambos están englobados en la Denominación de Indicación Geográfica protegida grelos de Galicia. Se comercializan en fresco, congelados y en conserva.

grelos

   Se suelen sembrar los nabos a mediados de septiembre. Entre octubre y diciembre ya tendremos las primeras hojas, que todavía no son grelos, se llaman nabizas. Estas hojas son perfectamente comestibles y con ellas se pueden preparar los mismos platos que con los grelos, de hecho las personas que no están habituadas a comer estas verduras es difícil que distingan las nabizas de los grelos, aunque lo cierto es que son más suaves. Si se quiere recolectar las nabizas, se deben dejar sin cortar las hojas exteriores y parte del tronco, para que nazcan nuevas hojas y se formen los grelos. En enero ya habrán crecido y tendremos los auténticos grelos, que durarán hasta marzo, justo antes de la floración, ya que después de la misma los grelos están demasiado duros y no se pueden comer.

grelos

   Los grelos no se consumen crudos, para que sean comestibles es necesario cocerlos. El tiempo de cocción dependerá del tipo de grelo y del gusto del consumidor, pero será en torno a los 20 ó 30 minutos. Previamente hay que lavar y trocear los grelos, y el troceado también dependerá del gusto de los comensales, ya que hay personas que prefieren desechar los tallos, mientras que otras los incluyen prácticamente enteros, siendo lo más habitual dejar una parte de los mismos.

Beneficios de los grelos (y nabizas)

   Los grelos son muy sanos ya que gracias a sus componentes, su consumo reduce el riesgo de padecer enfermedades. Los grelos son ricos, entre otras cosas, en vitaminas A, C, E y K, hierro, potasio. Su contenido en calcio también es muy importante, y será beneficioso para las personas con intolerancia a la leche y para aquellas que padezcan de osteoporosis. Los grelos también son ricos en ácido fólico, por lo que se recomienda para las mujeres embarazadas. Además, al tener mucha fibra y muy pocas calorías, se utilizan en las dietas para perder peso. Incluso contienen glucosinolatos, que son compuestos anticancerígenos.

grelos

grelos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: