Ramón Gómez de la Serna, fue el inventor de una forma de literatura breve que llamo GREGERIA, una breve muestra de humor e ingenio. La greguería fue definida por su creador, el mismo Ramón Gómez de la Serna como la suma de la metáfora y del humor.

La greguería surge ya en una época en que se ha llegado a una exaltación del capitalismo, convertido en una autentica religión. Una religión irredentora y desazonarte que lleva al ser humano a un verdadero despedazamiento.

Ramón ve el mundo como una inmersa cacharrería de objetos, de situaciones y de objetos. El secreto de la greguería reside en que con una pincelada, con una alusión remota de la parte, se produzca una vibración anónima y universal, con la que el lector se identifica.

La greguería es culta, callejera, multipolar y neobarroca. Y, sin embargo, nada mas cercano a nuestra sensibilidad actual, en una época donde prima el destello de lo breve, la cultura del clip, el impacto rápido, el spot, el flas, el minimalismo.

La greguería es un elogio al lenguaje, su nombre proviene del léxico de los costumbristas y significa gritería confusa, algarabía, barullo. Muchas de ellas arrancan, en efecto, de la observación de un detalle trivial o cotidiano que descubre de pronto su carácter insólito.

A la greguería le encanta jugar y experimentar con las locuciones y los puros significados verbales. Evoca extrañas sugestiones, y muestra así tanto lo ilusorio de la realidad como del idioma.

El conceptismo de la greguería debe ponernos en alerta, evitando la lectura fácil y obvia. Es un objeto lingüístico vivo, un significante que palpita, y hay que atraparlas al vuelo. La greguería va del humorismo a la ternura, de la ironía a la adivinanza, de la agudeza ingeniosa a la imagen sensorial y plástica, de lo lírico a lo novelable, de lo extraño, surreal e inquietante (pasando por el humor negro) a lo mas ingenio y emotivo. Mezcla lo vanguardista con lo barroco.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: