fotografia

El Museo Blau de la ciudad condal mostrará hasta 2017 una exposición dedicada al Spinosaurus, un gigante que desapareció en el Cretácico. Lo que más llama la tención de este coloso de los dinosaurios es la enorme aleta dorsal que le servía para nadar en los ríos del norte de África hace miles de años donde se alimentaba de peces aunque también era herbívoro. Más grande que el célebre T-rex, mide 15 metros de largo y pesa 6,8 toneladas y su descubrimiento se realizó en 1912 por el paleontólogo alemán Ernst Stromer en el desierto del Sahara donde descubrió el gran esqueleto.

fotografia

fotografia

Los restos fueron llevados al Museo de Múnich donde se estudiaron pero a causa de la Segunda Guerra Mundial y tras unos bombardeos se destruyó gran parte de este esqueleto. Años más tarde , otro paleontólogo, Nizar Ibrahim, de National Geographic quiso recuperar este descubrimiento y tras varias averiguaciones dió con el yacimiento original en el Sahara y junto a otro colega viajó al lugar donde se encontraron los primeros huesos. Entabló contacto con un beduíno tratante de fósiles del lugar y le compró una gran caja con restos del Spinosaurus que le permitieron reconstruir este importante dinosaurio con cabeza de cocodrilo y piernas traseras muy cortas que vivió en el Cretácico. 

fotografia

fotografia

Este gran animal reconstruído se vió por primera vez en la sede de National Geographic en Washington y este año, después de pasar por Berlín y Milán, ha llegado al Museo de Ciencias Naturales de Barceloa, también llamado Museo Blau (Museo Azul). Sin duda una interesante visita la que se puede realizar este año para observar de cerca a este increíble animal que habitó en nuestro planeta mucho antes de que el hombre lo llegara a poblar.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: