La gran mentira social

Que la corrupción es problema de los políticos y que no incumbe a los que se llaman así mismo séticos, limpios y honrados ciudadanos es la gran mentira social

A muchas personas, les aterra escuchar como algunos atacan la corrupción, pero al mismo tiempo tapan la que ellos tienen. 

No deja de asombrar, la facilidad con la que pretende imponer la mentira, por parte de ese populismo que lo invade todo y que todo quiere agitar. 

La mentira

Esa mentira, está auspiciada por los nuevos partidos políticos, esos que presumen de éticos y limpios cuando no lo son. Es la consecuencia de ese populismo antidemocrático que pretenden instalar algunos, como la tabla de salvación del ser humano. 

Cuando esos nuevos partidos, son iguales que los critican,si no van a ser capaces de aceptarlo,  lo mejor es que permanezcan callados y se dediquen a lo que realmente importa, y a lo que realmente deben hacer. 

Son los mismos que dicen que la mentira está institutocionalizada, cuando los primeros que la fomentan son ellos, mirando la paja en ojo ajeno y no mirando la suya propia. 

La gran mentira social

Y la sociedad a lo de costumbre, a ser palmera de aquél que le llena los oídos de lo que quiere oír. Y a seguir en su mundo de confort y comodidad. 

Que los políticos se preocupan solo de ellos, no es ninguna novedad, ni debería sorprender a nadie. Pero decir que la sociedad es limpia y ética, es creerse la gran mentira. 

Que no, que no se puede vivir engañado durante tanto tiempo, ni se puede engañar siempre. Qué la  mayoría de personas no son tontas, ni son tan crédculas como algunos pretenden seguir vendiendo. 

La corrupción, no es solo un problema de los políticos y sí lo es de esos que se consideran éticos, limpios y honrados. Es la gran mentira, que pretende alimentar el populismo, la que más daño está haciendo a la democracia, la que está imponiendo el desarrollo de una ciudadanía sumamente irresponsable, que solo quiere destruir, y que tampoco aporta al resto de la sociedad, que no piensa como ella. Ese populismo es incapaz de construir y aportar porque no sabe como se tiene que hacer. Y, lo que es peor,  tampoco sabe presentar una alternativa que pueda solucionar, eso que tanto parece preocuparle. Hay vida más allá de la corrupción y los políticos, son las personas, y esas están sufriendo un daño que no se podrá reparar. 


 

 

La gran mentira social

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: