Eduardo VIII, abdicó al trono que le correspondía después de morir su padre Jorge V, hecho que ocurrió el 20 de enero de 1936. El 11 de diciembre del mismo año abdicó por amor a la mujer que no podía compartir el trono por se una divorciada. Cuando era muy jóven le tocó participar en la primera guerra mundial y después de terminada esta tuvo que asistir a muchas giras en otros países en representación de su padre el rey Jorge V. Durante esta época , eran conocidas sus relaciones con mujeres que en muchas ocasiones eran mayores que él, y algunas de ellas casadas. Se ganó una buena fama de mujeriego.

fotografia

Pocos antes de la subida al trono, provocó una crisis de gobierno cuando propuso matrimonio a Wallis Simpson, dos veces divorciada. Los primeros ministros se opusieron a este matrimonio argumentando que el pueblo nunca aceptaría a una divorciada por reina. Eduardo decidió abdicar y su hermano menor Alberto se vió obligado a sucederle, cambiando su nombre por el de Jorge VI.

fotografia

Al morir Jorge V, le correspondía subir al trono con el nombre de Eduardo VIII, y ese día escandalizó a todo el país cuando rompiendo el protocolo asistió a la proclamación de su ascenso al trono desde una ventana del palacio de St. James, acompañado de Wallis que aún estaba casada con su último marido.

fotografia

Eduardo fue educado como heredero de la corona y desde que nació le otorgaron el título de Alteza Real. Dada su postura de querer elegir una esposa que nadie aceptaba, nunca llegó a ser coronado rey y pasados once meses, abdicó. Antes propuso otras soluciones que fueron también rechazadas, teniendo enfrente a su madre María y al resto de la familia. Propuso hacer un matrimonio morganático según el cual, el sería rey, pero Wallis no sería reina. Se le otorgaría un título y los hijos que tuvieran no heredarían el trono. Todas sus propuestas fueron rechazadas.

fotografia

Su hermano Alberto, duque de York, tuvo que aceptar el trono sin otra alternativa y se cuenta que cuando tuvo noticia de su abdicación, se lamentaba, ¡No puede ser!, ¡No puede ser!. Tuvo que acceder al trono y lo hizo como Jorge VI y su hija mayor la princesa Isabel pasó a ocupar el primer lugar en la línea de sucesión y se convirtió en la heredera. El 11 de diciembre de 1936, Eduardo dió un discurso a la nación para explicar su decisión de abdicar. Fue en ese momento cuando pronunció la célebre frase: "Me ha resultado imposible soportar la pesada carga de responsabilidades y desempeñar mis funciones como rey, en la forma  que desearía hacerlo sin la ayuda y apoyo de la mujer que amo". Con este discurso cambió el rumbo de la monarquía inglesa.

fotografia

El 3 de junio de 1937, después de que ella consiguiera su divorcio, el ya duque de Windsor se casó con Wallis  en una ceremonia privada en el castillo de Candé, en Francia. El nuevo rey Jorge VI, prohibió a todos los miembros de la familia asistir a la ceremonia. Las relaciones entre Jorge VI y los duques de Windsor fueron tensas hasta el resto de sus días.

fotografia

El duque murió en su casa de París tras una larga enfermedad de cáncer de garganta a los 77 años y su cuerpo enviado a Gran Bretaña donde recibió sepultura en el cementerio Real en Frogmore, detrás del Mousoleo Real de la reina Victoria y el príncipe Alberto. Wallis murió 14 años más tarde muy afectada de demencia senil y fue enterrada junto a su marido, según era el deseo de ambos. Fue enterrada como "Wallis, duquesa de Windsor".

fotografia

Jorge VI el día de su coronación con toda su familia.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: