Nuestro gran y glorioso Dios

NUESTRO GRAN Y GLORIOSO DIOS

¿Qué cambios significativos en actitud y acción resultarían si esta gran y gloriosa doxología fuera la normativa básica de nuestras vidas diarias? ¿Alabanza? ¿Humildad? ¿Confianza? ¿Entrega jubilosa a la voluntad de Dios?

Pablo no sólo está impresionado con la inescrutable sabiduría de Dios y Sus caminos, sino que la contrasta con la impotencia humana. Hay aquellos que luchan para poner a Dios en una caja donde pueden echar mano de Él y analizarle. Pero si triunfan en eso, sólo han reducido a Dios al tamaño de un hombre. Dios es más grande que el hombre. Él está más allá de nosotros. ¡Nuestras mentes no pueden comprender la grandeza de Dios.

Nos sentimos en libertad de decidir hacer cualquier cosa, llámese buena o mala. Y sin embargo, lo más asombroso es que nada de lo que hagamos puede frustrar el plan soberano de Dios. Dios ha determinado que se ha de hacer. Ese es el tipo de Dios que tenemos. Es por esto que siempre estamos sorprendidos por Dios si confiamos en Él. Él siempre nos está enriqueciendo en formas que no anticipamos.

Las profundas riquezas de la sabiduría de Dios y de Sus caminos, están más allá de la exploración humana. No hay forma en la que podamos finalmente comprender a Dios. Él es el propósito final. Todas las cosas encontrarán su culminación en Dios. Él es la razón por la que todas las cosas existen. Por lo tanto, “¡A Él sea la gloria por los siglos! Amen”.

Gracias, Padre, por esta visión de algo de la maravilla de Tu Ser. ¡Cuán más allá de mis palabras trabadas está Tu grandeza! ¡Cuán poderoso y vasto eres, Señor, cuán poderoso entre las naciones de la tierra!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: