Mi gran amiga peluda, descripción sin pretender imitar a Juan ramón Jiménez con su obra magna platero y yo, con su sola presencia justifica su existencia, belleza azabache de intenso brillo que invita a una larga caricia.

De punta a punta con gracia de bailarina clásica y plasticidad acrobática, hace de la pequeña sala un gran escenario, complementado con los telones de las cortinas que sirven de cuerdas mágicas para sus piruetas circenses.

De dormir poco cual damisela de las clásicas novelas caballerescas, vela el sueño de los moradores, picando de cuando en cuando su exquisito concentrado.

De inteligencia pura dotada, corre obstáculos que le impiden la vida de ronda, en la fantasiosa invitación que le hace la noche, para irrumpir los techos de quisquillosos vecinos.

Ante este hecho hubo de impedirle por ahora sus sueños vagabundos, taponándole el corredor hacia los techos propios y ajenos.

Ante el cansancio de su importante misión nocturna, de día dormita por largas horas, no sin antes brindar el maravilloso espectáculo ya reseñado de bailarina y acróbata.

De inteligencia pura dotada, de gutural sonido comunica sus necesidades de alimentación y de inconformidad manifiesta ante lo que no gusta.

Cuando le place salta sin aviso previo a las piernas del sentado inocente, con pretensiones de tomar una pequeña siesta al calor humano de múltiples caricias.

Tiene la gran ventaja de entretener su tiempo con cualquier cosa, un papel, una bolsa, un lápiz caído, con gran elasticidad la traslada de un lugar a otro a gran velocidad.

Sus movimientos imitan la ráfaga del viento, que a veces el sentir humano no percibe, en fracción de segundos pasa de un lugar a otro, en muchas ocasiones sin emitir ruido alguno.

Como si fuera de goma, inclina su cuerpo y de un gran salto conquista las variadas alturas, la mesa del computador, el cielo raso, el cortinero, la espalda del desprevenido inclinado.

Con desparpajo no perdona los secretos de la casa al descubierto, cuadernos de estudio, el control del televisor, los elementos de belleza femenina, todos son juguetes para su uso y gusto sin pedir permiso alguno.

Con frecuencia se acicala, haciendo de su pequeña lengua el fino cepillo, que dejará impecable su igual fino abrigo natural, limpio de cualquier impureza del medio ambiente reinante.

Como todo ser vivo pensante, tiene sus momentos de meditación, en una especial posición de confortable sentado, observa por la ventana el mundo exterior lleno de ruido y algo de misterio.

En repetidas ocasiones nos observa por largos minutos detenidamente, como sí nos analizara, a lo mejor se extraña de vernos perder el tiempo frente a objetos inertes que emiten sonidos y luces.

Como gesto de noble amistad trata de acicalarnos  con su fino y valioso cepillo natural, de igual manera inclina parte de su cuerpo, como sí quisiera estar a nuestra altura, colocándolo suavemente en nuestras piernas.

Su tiempo de maduración pasa velozmente, queriendo amistades peludas, por lo que pronto los cerrojos colocados serán abiertos, la socialización con todos sus encantos y peligros la espera.

La expectativa de convivencia armónica es cosa del pasado, nuestra amiga peluda conquistó nuestros  espacios y corazones sin mayor esfuerzo, su mágico embrujo nos hizo uno solo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: