Si de algo ha servido el GP de Monza, disputado esta tarde en territorio italiano, ha sido para dejar claro que Brawn GP sigue siendo el equipo que manda. O son los más rápidos, o los más fiables, o la estrategia elegida es la que funciona. Es lo que tiene si el mandamás es de las personas que más sabe de Formula 1.

Gracias a la estrategia, de una sola parada, tanto Barrichello como Jenson Button se pusieron en cabeza, dejando a Hamilton tercero, hasta que éste se estrelló faltando apenas un par de curvas. Él mismo reconoció que el error había sido lamentable.

Esto hizo que Kimi Raikkonen subiese al podio, con su compañero de equipo llegando en 9ª posición. Esto estaría mal para Ferrari si no fuese porque la comparación se hace con Luca Badoer, cuya actuación en los dos grandes premios anteriores con el bólido rojo fue lamentable.

Mención especial merece Adrian Sutil, que exprimió el Force India para llegar en 4º lugar, y apretando a Raikkonen, como también hizo Fisichella en el GP Spa.

Alonso, bien, superando en pista a Vettel y Kovalainen, y llegando en el puesto 5. Por su parte, Alguersuari tuvo que abandonar, según sus palabras "muy enfadado",  por problemas mecánicos.

La otra reseña la merece Nick Heidfeld, que, pese a la poca confianza de que goza en BMW, sigue llegando por delante de su compañero Robert Kubica, y que consiguió terminar 8 puestos por delante de su posición en parrilla, 15.

El próximo GP, en Singapur, el día 27 de Septiembre.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: