Francisco de GOYA y Lucientes era un genio, ocurrente y zaragozano. Un artista rebelde y genial que nació en 1746. Fue un gran observador de los cambios políticos y sociales durante sus 82 años de vida. Vivió el final del Barroco, el nacimiento del Romanticismo. Goya fue un artista adelantado a su tiempo, un hombre apasionado.

Se lucía con los tapices, los conjuntos murales y retratos pero tambien con sus obras negras y grabados. Retrató a santos, reyes, hombres, mujeres, virtudes y miserias. Todo lo plasmó con sus manos, también sus propios sueños, caprichos y desastres. Fantasía y realidad de un hombre que se acabó entregando a la pintura cuando sus oidos se cerraron y sintió que nadie lo comprendia.

Si se visita ZARAGOZA es posible visitar la casa en el pueblo donde nació el genio, Fuendetodos, cerca de la capital. Su casa tiene una fachada sobria y sencilla. Con la cocina impoluta, dos alcobas en la parte superior y un gran comedor amueblado.

Sobre el año 1771 Goya se instala en un taller modesto en Zaragoza con la intención de crear utilizando su gran talento para la pintura. En Zaragoza es posible ver al artistas por todas partes. Es posible sentarse junto a el en la Plaza del Pilar. En la BASÍLICA DEL PILAR se puede ver la Bóveda del Coreto, a veintiocho metros de altura. La adoración del nombre de Dios es un canto al creador bajo cielos amarillentos, dorados, rojillos y poblados por vaporosas nubes que dan profundidad al conjunto.

En el Museo de Zaragoza es posible encontrar muchas obras de Goya. Se pueden contemplar desde unas miniaturas en óleo sobre cobre que el artista realiza como regalo de bodas para su hijo, hasta grandes pinturas espectaculares como la de Fernando VII o el Duque de San Carlos.

Sigue las huellas que Goya fue dejando en todo el territorio aragonés.

Goya y Lucientes

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: