Brindemos al cruzar la medianoche.

Gocemos del amor en los abrazos.

No debemos llamar trivial derroche

lo gastado en trenzar humanos lazos

Suman doce las uvas de la suerte

y doce campanadas da el reloj.

Racimos y campanas en la noche

son abrazos y besos del amor.

Las uvas de la vida

con el tiempo serán el dulce néctar

de la última alegría,

cuando al fin el espíritu despierta.

Hermosos nacemos,

como nuevas uvas.

Añejos seremos

cual vino en las cubas.

No temamos al ver pasar el tiempo

arruinando los cuerpos poco a poco,

cual las uvas seremos Vino Nuevo

en un cielo que espera venturoso.

Qué inocentes son los niños!

¡Qué expertos son los ancianos!

De las uvas, el buen el vino,

es mejor al cumplir años.

 

De la hermosa lozanía

vamos a la madurez.

Las uvas se harán un día

el néctar de nuestra prez.

El niño mira al futuro.

El anciano mira al cielo.

En el racimo, las uvas,

tienen su destino incierto,

pueden ser uvas de mesa

o sabroso Vino Nuevo

Nacemos en la tierra, en este mundo,

como flores de bellas primaveras,

y el tiempo nos acerca, vagabundo,

al eterno verdor de las praderas,

brotaremos del cuerpo moribundo

en celestiales horas venideras.

Un año termina ahora.

Un año nuevo comienza.

Toda la vida es hermosa

si vamos hacia la meta

con ilusión en la alforja

y con fe en la Providencia.

 

El paso de un año a otro

es tiempo de reflexión,

de iluminar los rincones

oscuros de humano error,

de reanudar la vida

a la luz de eterno Sol.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: