fotografia

Fáciles de reconocer por su color negro intenso, cola en forma de horquilla y blanco el vientre, permanecen en Europa desde la primavera hasta octubre para reproducirse y el resto del año se refugian en África para hibernar. Expertas voladoras, cruzan el aire a una gran velocidad y mientras vuelan emiten un canto muy agradable, no obstante, si se ven amenazadas por un depredador su canto de alarma es muy distinto. Construyen los nidos en techos de casas abandonadas, establos, rincones de terrazas, etc, y disponen de gran memoria y pueden volver al nido que hicieron el año anterior y ocuparlo de nuevo si nadie lo ha destruido. 

fotografia

Las hembras de las golondrinas ponen los primeros huevos en mayo y las crías abandonan el nido a los 20 días de haber nacido. Pero aún no se alimentan solas poniéndose en fila sobre una rama o sobre los cables y se dejan alimentar por los padres durante unos días hasta que comienzan a comer insectos por si solos. La golondrina común llega a Europa entre marzo y abril y los macho suelen llegar primero y las hembras detrás después de haber volado 10.000 kilómetros desde el sur de África.

fotografia

Entre septiembre y octubre (después de haber realizado dos nidadas) se preparan para migrar, revolotean y se agrupan sobre cables y ramas de los árboles junto a las crías jóvenes que les acompañan. El viaje hasta África dura unas seis semanas y las que salen de España cruzan el Estrecho de Gibraltar para alcanzar Marruecos donde hibernan en el sur del desierto del Sahara.

Al alimentarse con insectos durante el vuelo, esto les permite resistir la larga travesía, no obstante, con frecuencia algunas golondrinas mueren por inanición. Las más fuertes y resistentes pueden llegar a vivir unos 15 años lo que es una proeza en aves tan pequeñas.

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: