de barro

El Golem, una persona fabricado de barro, obediente, sin inteligencia propia y sin sentimientos, es un personaje mítico procedente de un barrio judío de Praga y data del siglo XVI.

El Golem fue creado por un rabino famoso e importante entre el pueblo judío por sus conocimientos y su sabiduría, el rabí Judah Loew ben Bezalel, quien nació en el año 1520 en Polonia y falleció en 1609 en Praga, donde se halla enterrado en un cementerio judío junto a una sinagoga hasta el día de hoy. La sinagoga y el cementerio son actualmente un lugar de atracción por los turistas que visitan este barrio. En una tienda local se venden incluso literatura sobre el Golem, así como peluches, llaveros...

judío en praga

Según cuenta la historia, el pueblo judío que vivía en cierto guetto de la ciudad de Praga en los siglos XV y XVI, sufría en aquel entonces persecuciones y ataques de parte de los cristianos por razones religiosos.

Para ayudar al pueblo judío, su pueblo, el entonces rabí Judah Loew decidió solucionar esta situación. Pues se le ocurrió acudir al río Moldava, donde desde el barro y con el agua del río creó al Golem, criatura fuerte y de gran tamaño, para defender al pueblo judío ante los ataques y ayudarles, además, en los quehaceres diarios aliviando su trabajo del día a día. Pues de esa manera, el Golem, les ayudaba en todas las labores, como por ejemplo la recogida de agua. No obstante, él también estaba sometido a las leyes semitas recogidas en el Talmud. Así, él igualmente debía conservar el descanso del Sabbat o sábado, como los demás judíos. Para ello, el rabí escribió en la frente del Golem la palabra emet, que en hebreo significa verdad. Llegado el sábado, le borraba la primera e, quedando la inscripción en met, que significa muerte en hebreo. Mediante este procedimiento, cuenta la leyenda, el Golem descansaba los sábados como los demás judíos.

No obstante, y por error del rabino Loew, llegado cierto sábado se le olvidó realizar el procedimiento de borrarle la primera letra al Golem, para que éste observara el Sabbat como todos los demás. Este pequeño detalle tuvo consecuencias fatales, ya que el Golem comenzó a buscar qué hacer (al no recibir órdenes de los demás y a lo cual estaba acostumbrado, estaba hecho para eso). Ese día el Golem comenzó a destruir las casas de los judíos y a matar a unos cuantos de ellos. Los judíos de aquella época acudieron rápidamente a la casa de Loew para buscar una solución a este fatal evento. Pues, buscaron al Golem y el rabino le borró la primera e dándole así la muerte o, en este caso, el descanso y desde entonces nunca más lo despertaron.

Sigue contando la leyenda que recogieron los restos del Golem y lo guardaron en el desván de la “stará-nová (vieja-nueva) sinagoga” y la cerraron con llave para siempre. Este lugar, la azotea, permanece cerrado hoy en día al público y nadie lo puede visitar. Cuenta, además, la leyenda que en el año 1942, durante la Segunda Guerra Mundial y la ocupación nazi en Praga, dos soldados de la SS subieron a este desván donde se presume que se guarda aún el Golem, pero nadie los ha visto volver a bajar jamás. Simplemente desaparecieron. También hay quien afirma que cada 33 años aparece la imagen del Golem en la ventana de la azotea de la sinagoga.

vieja nueva

Actualmente, existe un libro titulado “El Golem”, escrito por Gustav Meyrink y un poema de Jorge Luis Borges con el mismo título.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: