Gobierno zombi, Gobierno de cadáveres políticos. Eso es lo que nos ha dejado, en resumen, la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en España. Empeñados algunos en que los árboles no nos dejen ver el bosque, se han cargado las tintas sobre los resultados de intención de voto. Sobre si “Podemos” o no podemos, si debemos o no debemos. Pero, han pasado por alto una cuestión de primer orden: el ciudadano ya no cree en este Gobierno presidido por Mariano Rajoy.

En democracia, la separación de poderes marca claramente la distinción entre Ejecutivo y Legislativo (dejando al margen el Poder Judicial). Las intenciones de voto electoral de los ciudadanos afectan a la composición del Congreso de los Diputados y en ese ámbito, sí que muestran las encuestas una primacía (aunque escasa), del partido del Gobierno. Pero, eso no puede servir de excusa, como bien pretenden, para justificar la permanencia de un Ejecutivo concreto.

La encuesta del CIS muestra un presidente del Gobierno con una pésima calificación

Porque los datos que refleja la encuesta son bien claros: siete de cada diez españoles (68,9%) desaprueba su gestión, considerándola “mala o muy mala”. Peor aún, dejando al margen a quienes se pronuncian de forma neutral, solamente un 6,1% la califican de “buena o muy buena”. Es decir, de cada diez ciudadanos, ¡ni siquiera uno le aprueba!

Según estos mismos datos del CIS, otra conclusión estremecedora para un presidente que lleva tres años de Gobierno y piensa mantenerse uno más, contra viento y marea, es que inspira “ninguna o poca confianza” al 86,6% de los consultados y “bastante o mucha confianza” al 11,7%.

El Gobierno español muestra una pérdida absoluta de credibilidad según la encuesta del CIS

Un Gobierno con valoraciones mínimas según el CIS

El resto de su Gobierno no sale mejor parado; es el peor valorado de toda la historia de la democracia española. Cuando se le pregunta su valoración al ciudadano, en una escala de 0 a 10, la parte más baja la ocupa, como huésped eterno de dicho puesto, el ministro de Cultura, Wert, con un 1,47. De ahí hacia arriba la escala aumenta en pocas décimas y la máxima valoración le corresponde a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que obtiene ¡un 2,9! Esa cifra le ha hecho entrar en los últimos días en la rumorología que apunta a próxima candidata de su partido. Pero, la verdad es que esa nota, en cualquier otro Gobierno hubiera sido incluso baja si se le aplicara al ministro con peor valoración.

El actual presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy

Un Gobierno que seguira "caminando muerto" hasta el final

Nuestro actual presidente ha sido famoso, durante toda su carrera política, por aplicar el principio estratégico del “ya escampará”. Pero, tanto le está “lloviendo” en estos tiempos, que cuando pare se va a acabar dando cuenta de que el agua ya le ha subido por los pies hasta el cuello. Alguien le debió decir a Rajoy hace tiempo que el hombre sabio, cuando la situación es especialmente complicada, lo mejor que puede hacer es no hacer nada. Pero, él no contó con que ese consejo iba dirigido a quiénes, llegado el momento, sí que saben lo que deberían de hacer. El necio, sin embargo, sigue siempre sin hacer nada porque, en realidad, nada es lo que sabe hacer.

Probablemente siga convencido de que esa persona “y algo más” entre diez (11,7%) que le siguen teniendo confianza y él mismo están haciendo lo correcto. O se fume un puro con su proverbial tranquilidad mientras gobierna para deleite de esos mismos y contra la voluntad de los otros “casi nueve”. Todo parece indicar que el Gobierno seguirá caminando muerto, como un zombi sin rumbo, hasta el final. ¡A ver si va a ser que ese “ciudadano y algo más” es el que forma parte de los afortunados que se han enriquecido con la crisis gracias la gestión de su Gobierno!

Foto oficial del Gobeirno nombrado por Rajoy

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: