INTRODUCCIÓN.

En teoría simple, y en estricto honor al término Globalización, esta consiste en la creación de una sociedad global, es decir; una sola nación, un solo pueblo, un solo territorio y un solo gobierno en el globo terráqueo.

¿Cuál es el inconveniente? Desaparecerían las fronteras, todos seriamos ciudadanos del mismo país, no habría pasaportes ni visas, no habría extranjero ni inmigrantes, no existirían las importaciones ni las exportaciones, no habría comercio exterior; un problema en cualquier lugar del mundo sería un problema de todo el mundo, tendríamos todos que preocuparnos y tratar de ayudar a resolverlo porque sería un problema de nuestro país, así estuviera en el otro lado del mundo de donde nosotros estemos.

Vista de esta forma ingenua, no sería tan mala la idea de Globalización, es muy probable y conveniente que alguna vez se alcance, conservando todas las identidades culturales regionales, respetando la naturaleza y la conservación del planeta y consolidando un gobierno mundial de naciones auto gobernadas e integradas mediante una federación con una democracia en línea a través de la Internet o Web.

Pero, en el mundo real, el alcance de los intentos actuales de Globalización es mucho más limitado. De hecho, el planteamiento viene a través de la Integración de algunas, muy pocas, naciones del mundo, con la finalidad manifiesta de crear un mercado común a ellas, no a todo el mundo, para mejorar la calidad de vida de sus pueblos, no de todos los pueblos del mundo. Es decir, bajo estos objetivos, la Globalización no es tal. Esta mal aplicado el término. Habría que dejarlo en Integración de algunas naciones y nada más.

¿Cuándo nace la idea de la globalización? Y ¿cuándo comenzó a hacerse realidad?

Es interesante, porque muchas personas pueden pensar que la idea de globalización es una concepción moderna, tal vez, consecuencia de la Web. “De última generación”. Lo que es una opción, pero ¿es sustentable históricamente?

Se acepta, sin objeciones, que la Internet es un instrumento de extraordinario valor para el avance de la globalización actual, y más aún si revisamos las definiciones o expresiones más utilizadas, cuando se habla de globalización, veremos que se le da una connotación de actualidad y de desarrollo moderno, debido a que formamos parte de la comunidad mundial en este momento y nos interesa sobremanera lo que está ocurriendo ahora en este momento y en todas partes, más allá de lo que pudo haber ocurrido antes, todo debido a la influencia que tienen los intentos de globalización en nuestra vida diaria. Su impacto en ella es inmediato,

Pero, al ver el desarrollo histórico de la humanidad, nos daremos cuenta que la globalización ha sido una idea permanente en la mente del ser humano, incluso es posible que desde la prehistoria el hombre haya tenido la intensión de globalizarse.

La verdadera realidad es que el mundo de entonces era “virtualmente” mucho más “grande”, (o “distante”), que el de hoy, aunque el globo terráqueo es, seguramente, del mismo tamaño que en la prehistoria y la separación entre poblaciones era la misma que hoy. La gran diferencia estriba en que la posibilidad de comunicarse y de trasladarse de un lugar a otro era mucho más difícil antes. Es decir, el hombre de entonces solo podía “globalizarse” con las aldeas o comunidades de su entorno, que para ellos representaba el resto del mundo conocido, que les ofrecían (igual que hoy) la posibilidad de adquirir nuevos conocimientos, nuevas destrezas y sobre todo, nuevos bienes de consumo que le permitirían fortalecer sus posibilidades de supervivencia, mediante el intercambio, al principio bajo trueque, y luego a través del comercio, utilizando el dinero, como consecuencia de la invención y el múltiple uso de las monedas.

Y fue precisamente el deseo innato de descubrimiento del entorno, el catalizador de fondo, permanente, de los múltiples intentos de búsqueda de nuevas rutas de comunicación entre los pueblos, que originaron el descubrimiento reciproco de los habitantes de todos los continentes del globo terráqueo. Incentivado por el conjunto de beneficios potenciales y el deseo de adquirir fortalezas para la supervivencia, como instinto natural, (vigentes aún en la actualidad), lo que dio y ha dado impulso a las múltiples expediciones e investigaciones, que al final han logrado el intercambio y la integración actual de los pueblos del mundo.

De tal manera que, con sus fortalezas y debilidades, los intentos continuos de globalización son actividades inevitables en la historia de ser humano, que ha acercado el mundo a través de relaciones comerciales mediante el intercambio de bienes y productos, información, conocimientos y cultura.

La diferencia del antes y el ahora está en las herramientas de transporte y comunicación que tenía el hombre de entonces versus las que tiene el de hoy.

En las últimas décadas, los intentos de integración mundial han adquirido una velocidad de forma espectacular, debido a los desarrollos sin precedentes en la tecnología que ha permitido una verdadera revolución en el avance de las comunicaciones, la ciencia, el transporte y la industria.

Si bien la globalización es a la vez un catalizador y una consecuencia del progreso humano, es también un proceso complejo y con características caóticas, que requiere de permanentes ajustes, dado que presenta continuos, complicados y novedosos desafíos a los líderes mundiales.

MARCO HISTÓRICO.-

Llegar a la creación de un solo país en el mundo, que alguna vez será, no parece haber sido el objetivo histórico de los líderes mundiales hasta el presente, sino mas bien el fortalecimiento de un solo país para dominar a los restantes, algo que es un reflejo de los instintos naturales del ser humano básico y que tiene sus raíces en la lucha por la existencia, o la supervivencia del más fuerte de las teorías darwinianas.

Para percatarnos de esa realidad, solo revisemos la historia antigua de la humanidad, la reciente y la actual, todas están llenas de personajes deseosos de dominar el mundo, utilizando para ello múltiples tácticas y estrategias.

Si alguien aún duda, solo tiene que estudiar un poco la historia de cualquiera de los pueblos de la tierra y de todos los tiempo, independientemente de la ubicación geográfica, de la raza, del color de la piel, de los recursos materiales y espirituales, siempre encontraremos en cualquier sociedad humana, alguien tratando de apoderarse, y de someter a su capricho a los demás seres humanos.

La moraleja de esta reflexión, es que el ser humano lleva consigo el germen de la dominación, bien sea para ejercerlo contra los demás o para sufrirlo frente a los tiranos.

Históricamente, la organización social que más se acerca a una globalización fueron los Imperios, que llegaron a configurar un panorama muy parecido a lo que sería una globalización verdadera. De hecho hubo aproximaciones, como la del Imperio Persa o Aqueménida, fundado por Ciro II, el Grande, en torno al año 550 antes de. Cristo (a.C.), y que se extendió por Oriente Próximo, el norte de África, Asia Central, la India, Europa y el Mediterráneo, y llegó a tener el mayor porcentaje de población que cualquier otro imperio de la historia (en el año 480 a. C. contaba con casi 50 millones de habitantes, que representaban el 44% de la población mundial en ese momento).

El Imperio Romano, con sus emperadores o cesares, que era tan grande que en su época se llegó a acuñar la frase:”todos los caminos conducen a Roma”.

El Imperio Mongol y, en época más reciente el Imperio Británico, entre los siglos XVI y XX.

Durante las primeras décadas del siglo XX, el Imperio Británico abarcó una población cercana a 458 millones de personas y unos 33 millones de kilómetros cuadrados, lo que significaba una cuarta parte de la población mundial, de su época.

Sin embargo, los historiadores prefieren ubicar el primer intento de globalización a partir del descubrimiento de América, por Cristóbal Colón, en el año 1492. Cuando los europeos con voluntad expansiva, activada por los recientes descubrimientos, se constituyeron en un conjunto de imperios y llegaron incluso a realizar un repartición geográfica del mundo conocido entre Portugal y España, mediante el conocido tratado de Tordesillas.

APROXIMACIÓN CONCEPTUAL.-

Los conceptos o definiciones de globalización que se encuentran en la literatura, coinciden en indicar que se trata de un proceso de origen económico, pero como planteamos al principio por definición tiene que ser mucho más que eso, y además hay que hacer notar que la globalización total y verdadera aún no existe. Una primera aproximación conceptual podría ser la siguiente:

“La globalización es un objetivo histórico de integración mundial en los ámbitos político, económico, social, cultural, territorial y tecnológico, que aún está en proceso, para lograr la consolidación de una sociedad global, es decir; una sola nación, un solo país, un solo pueblo, un solo territorio y un solo gobierno en el globo terráqueo”.

En la relaciones internacionales actuales prácticamente todos los intentos de globalización están destinados a lograr consolidar grandes mercados que fortalezcan el comercio entre las naciones interesadas, de tal manera que todos los estudiosos coinciden en que el interés central de la globalización actual esta es el comercio mundial. Pero, también coinciden en que, a partir de allí, se han derivado múltiples intentos de incluir en ella otros objetivos de distinta naturaleza; algunos integradores, con la finalidad de obtener mejores condiciones de vida para los seres humanos de todo el mundo, otros con intensiones no tan altruistas, y algunos francamente inaceptables, que tratan de utilizar identidades culturales, patrióticas y territoriales, para justificar enfrentamientos armados que en el fondo no son otra cosa que luchas por el poder político mundial, dejando en el camino unas lamentables cantidades de cadáveres humanos y daños al medio ambiente, irrecuperables en el corto, mediano y largo plazo.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA GLOBALIZACIÓN.-

A pesar que las posibilidades de que la globalización, con el paso del tiempo, se consolide son bastante altas, existen los detractores, no tanto al que, sino mas bien, en cuanto al cómo, en lo referente a los daños que podría ocasionar, de allí que es válido hacer una revisión de las posturas existentes de acuerdo a lo que indican unos y otros con la finalidad que cada quien valore y saque sus propias conclusiones de que tan cierto y probable sea que ocurran unos u otros postulados.

VENTAJAS.

- Fortalece la implantación de regímenes políticos con mayor libertad para la población.

- Incremento de la circulación de productos en las comunidades.

- Contribuye a disminuir la inflación.

- Enriquece los intercambios culturales.

- Contribuye al intercambio de tecnología y al desarrollo tecnológico.

- Aumenta las oportunidades de trabajo.

- Aumenta la esperanza de vida.

- Disminuye la mortalidad infantil.

- Contribuye a la implantación de los derechos humanos en todo el mundo.

DESVENTAJAS.-

- Fortalece el imperialismo cultural y el dominio económico.

- Se sobreexplota el medio ambiente.

- Concentra la riqueza en pocas manos.

- Favorece a las corporaciones trasnacionales.

- Puede genera pérdidas de identidades culturales para los pueblos más débiles.

GLOBALIZACIÓN ACTUAL.--

A finales del siglo XX y en lo que va del XXI, el avance hacia la globalización se ha fortalecido y ha acelerado su proceso, obteniendo algunos logros entre los cuales el más notable es en el campo de las comunicaciones, con la autopista de la Internet, que ha hecho posible la comunicación, casi inmediata, entre prácticamente todas las naciones del mundo. Lo que no solo ha permitido las relaciones humanas (Globalización Social), entre muy distintas culturas mundiales sino que también ha fortalecido el comercio mundial mediante la facilitación de las compras y ventas, apoyadas por el intercambio de dinero vía banca comercial en línea, y además con el apoyo de las comunicaciones aéreas, marítimas y terrestres, para hacer llegar los productos que son comercializados a nivel mundial por la Internet. (Globalización Económica o Comercial)

Sin embargo, a pesar de estos logros positivos también se hay tenido éxitos en los negativos, como es el caso de la mundialización (globalización) del crimen y del delito, también apoyados por las facilidades que ofrece la Internet y las comunicaciones por todos los medios que hemos mencionado, de tal manera que se han fortalecido a nivel mundial, las acciones delictivas como el narcotráfico, el lavado de dinero, el tráfico de armas y la prostitución

Independientemente de la existencia de una fuerte polémica de opiniones contrarias o a favor de ella, o de los intereses particulares, parciales o generales de personas, conglomerados, pueblos, comunidades, países, o de todo el mundo; la Globalización aún no es un hecho actual, pero el mundo avanza hacia ella con paso firme sin prisa pero sin pausas, y de manera inevitable algún día llegara.

Los continuos avances hacia ella se ha convertido en un acompañante consuetudinario de los seres humanos que convivimos en el planeta tierra en estos momentos, algunos consientes de ella, otros menos consientes y hay aquellos que no tiene idea de que existe y ni siquiera conocen el término, pero sin dudas todos estamos siendo afectados por sus consecuencias, hasta ahora inevitables.

Aunque, como hemos visto, en el contexto actual, apareció como un asunto de relaciones económicas y comerciales entre pueblos y países, para bien o para mal, hoy abarca todos los ámbitos del devenir humano. A saber: comercio, economía, cultura, política, tecnología, salud, educación, agricultura, seguridad, territorio, ambiente, todo; absolutamente todo, está afectado por los avances hacia la Globalización.

Porque la Globalización comenzó y está en desarrollo. Y todo parece indicar que su proceso es irreversible. Nada podrá detenerla.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: