mi escritorio

La Gioconda o Mona Lisa, es el retrato más famoso de la historia, es lo que se dice y estamos de acuerdo, y quizás el cuadro más famoso de la pintura occidental, de lo cual también estamos de acuerdo.

Es tal su fama que se debe probablemente a las múltiples referencias literarias, a las diversas interpretaciones sobre la protagonista y al robo escandaloso ocurrido el 21 de agosto de 1911, todo esto y por supuesto la gran calidad del retrato que es un enigma.

Se cuenta que este cuadro es la última gran obra de Leonardo, si tenemos en cuenta que siguió retocándola hasta sus últimos años de vida.

También se cuenta que cuando Leonardo se marchó a Roma a instancias del nuevo papa, su vida se hizo monótona y nada productiva.

El gran Leonardo falleció sin encargos importantes, bajo la protección de León X, Giovanni de Médici, hijo del gran Lorenzo de Médici.

Después de terminar el cuadro, Leonardo llevó su obra a Roma y luego a Francia, donde se conservó hasta su fallecimiento.

Se sabe, según cuenta la historia del cuadro, que este pasó a manos del rey francés Francisco I, quien la habría comprado a un valor de 12.000 francos, unos 4.000 escudos de oro, aunque, se ve que no está claro si fue en el 1517, antes de la muerte del artista, o con posterioridad a su fallecimiento en 1519.

Se ve que tras la muerte del rey, la obra pasó a Fontainebleau, luego a París y más tarde al Palacio de Versalles. Sin embargo, está comprobado que permaneció en las colecciones reales francesas y que en el siglo XIX, Napoleón Bonaparte lo tuvo guardado en el Palacio de las Tullerías tras una temporada en su residencia.

Nuevas maneras de recrear.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: