mancha1

creador

Gestación creativa

Todo proceso creativo en cualquier área del saber e incluso en cuestiones meramente emocionales como en el amor, sigue teniendo el mismo patrón de comportamiento tal como el ciclo de la naturaleza. Echémosle un vistazo a las etapas de ese proceso.

Aire del campo

Cuando la tierra se levanta, el oxígeno vital se introduce donde antes no penetraba. El campo cambia su vetusto rostro, la tierra que antes yacía encima ahora está debajo y la que estaba debajo se transforma en superficie. Se desata un proceso de revolución interior de notable importancia. Así como el nuevo rostro del campo será alcanzado por la luz del sol por vez primera y será deslumbrado por ella, una restructuración de nuestros valores nos hará ver la vida con inocencia, más no con ingenuidad y, estaremos preparados así de esta manera, para experimentar la llegada de la divina inspiración. Un creador que se respete siempre debe estar hurgando en sus valores y jamás aceptar sin el beneficio de la duda aquello que cree entender.

La siembra de la mies

El fruto viene a ser el resultado del contacto con la vida. Nadie que se precie creador puede encerrarse en una caja de cristal, necesita el contacto con la gente. Jamás sabrá de antemano, cuáles serán las cosas importantes por venir, de tal manera que mientras más intensa haya sido su vida, más cercano estará a encontrarse con un lenguaje original. Mientras el niño trate de imitar el caminar de los adultos, nunca lo conseguirá. Indudablemente, pasa lo mismo con el proyecto de creador que; mientras no entienda que cosa trata de transmitir y su esencia no sea conocida por él; tratando de imitar o controlar la inspiración, nunca llegará al objetivo.

ideando

Madurando

En la maduración existe un tiempo donde la obra se escribe sola, libre, en la infinitud del alma del autor, antes que este ni siquiera sea capaz de manifestarla. Por ejemplo en el caso de la literatura, el libro influye en el autor y este en el libro por supuesto. Hay quien dice que nunca debemos de tratar de recoger los versos que se pierden, en el entendido de que no eran merecedores de ver la luz del día. Hay muchos artistas que durante la maduración de una obra, se lo pasan tomando notas de todo los que le pasa por la mente, sin el menor respeto de lo que se escribe en el inconsciente. Dando como resultado que; las notas fijadas en la memoria, obstaculizan la preeminencia de la inspiración. Para el creador es necesario respetar el tiempo de gestación del fruto. De haber prevalido la paciente espera, la planta que demostró la mayor fortaleza y resistió mejor a la intemperie, nacerá a la luz en todo su vigor,

Cosechando

El hombre de manera consciente manifestará en un plano realístico lo que sembró y dejó madurar. De recogerlo antes de tiempo, la fruta estará inmadura, verde, si lo recoge después, la fruta estará dañada. El artista verdadero sabe fehacientemente cuando llega el momento de la recogida, aunque algunas preguntas tal vez no hayan madurado completamente en él, y algunas ideas no estén lo suficientemente claras y prístinas, estas lograrán armonizar a medida que avance la obra. Cuando el artista es disciplinado llega a entender que es preciso trabajar para culminar la obra.

Final de la obra

De nuevo tendemos la mirada hacia la madre naturaleza. Ella comparte todo con todos. No sería justo guardar la obra para sí mismo sin compartirla, si dejamos el producto de la cosecha en el granero, este; terminará podrido. Cuando la cosecha llega al término es, el momento de compartirla con el alma en la mano.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: