Gerónimo

Gerónimo, cuyo nombre real era Goyaalé, nació el 16 de Junio de 1829 en el seno de la tribu bedonkohe, un subgrupo de los apaches chiricahua, en el actual territorio de Arizona junto a la frontera de México. Gerónimo fue el cuarto hijo de los ocho que tuvieron sus padres, Taklishim (El Gris) y Juana, que era india apache a pesar de su nombre español

Goyaalé, cuyo significado es "el que bosteza", creció oyendo los relatos de su padre sobre las hazañas guerreras de su pueblo y fue educado por su madre en el respeto de las milenarias tradiciones de la cultura apache. Como el resto de los niños del poblado, a los 5 años empezó a trabajar cuidando de los caballos, recogiendo bayas y nueces y plantando maíz.
Entrenado en el arte de la caza y en el tiro con arco, a los 14 años siguió el rito de iniciación estipulado por su pueblo para los varones que consistía en capturar y domesticar un potro salvaje, y a los 17 fue admitido en el consejo de guerreros de la tribu.

Poco tiempo después de la muerte de su padre, Goyaalé contrajo matrimonio con Alope, india chiricahua con la que tendría tres hijos.

 

 

 


 

Familia de Gerónimo

 

Antes de casarse, Gerónimo pagó una dote en forma de caballos

 

Corría el año 1846, fecha en que pasaron por primera vez soldados de Washington por tierras de Arizona, que hasta entonces no había sido colonizada por los blancos europeos. Fue Dasodahae, jefe de los apaches mimbreños llamado por los españoles Mangas Coloradas y por los ingleses Magnus Colorado, el que tuvo un contacto amistoso con ellos.

El jefe indio tuvo la misma actitud con los mineros europeos que llegaban a la zona atraídos por el oro de Palo Alto, pero la respuesta de los europeos fue muy diferente, pues lo insultaron y, en un segundo encuentro, a punto estuvieron de matarlo. La venganza de Mangas Coloradas no se hizo esperar, y al poco se inició una guerra abierta a la que, progresivamente, se fueron añadiendo otras tribus apaches, como chiricahuas, mescaleros, coyoteros, o pinals, que comprendieron que su territorio iba a ser invadido por granjeros y comerciantes que codiciaban la propiedad de las tierras en las que habían vivido durante siglos.

En el verano de 1858, un episodio marcó a fuego la vida de Goyaalé. Prácticamente todos los guerreros de su tribu estaban fuera del campamento cuando una partida de soldados mexicanos entraron en el asentamiento indio y acabaron con la vida de ancianos, mujeres y niños, entre los que se encontraban la mujer, los tres hijos y la madre de Goyaalé.

 

 


 

 

Gerónimo de joven

 

Impactado por lo sucedido, juró venganza por sus seres queridos

 

Según narraría en sus memorias, tras aquella experiencia recibió el don que el llamó el Poder. Explicó que se le había aparecido un oso de color gris que le reveló que ningún arma de fuego podría matarle, y que sus flechas serían guiadas con una fuerza superior. Eso mismo debieron pensar los soldados mexicanos con los que luchó Goyaalé en la batalla de Kaskiyeh, cuando veían que sus armas nada podían hacer frente a aquel indio que combatía con la furia de un jaguar. Fue allí donde empezó a forjarse su leyenda como caudillo apache y a conocérsele como Gerónimo.

Al parecer, los asustados soldados mexicanos invocaban la proteción de San Jerónimo para detenerlo, por lo que al grito de "Jerónimo" de los soldados, se acabó asimilando este nombre a la identidad del guerrero. La leyenda sobre él la remataría el cine de Hollywood, que lo presentó como un salvaje sanguinario, cruel e inhumano. Sin embargo, estudiosos de los pueblos nativos norteamericanos indican que Gerónimo fue todo lo contrario: inteligente, valiente, humilde, generoso, y siempre reacio a reconocerse como líder, pues prefería el estudio de las plantas medicinales a las estrategias de combate.

En 1860, Gerónimo y Cochise, jefe de los apaches, se unieron a Mangas Coloradas para combatir contra el coronel James Carleton y sus voluntarios californianos. Después de una primera victoria apache, Mangas Coloradas quiso negociar la paz con el enemigo, pero los soldados blancos no solo le hicieron prisionero, sino que lo asesinaron aparentando que había intentado escapar. Durante los 10 años siguientes fue Cochise quien encabezó la lucha de los indios contra el invasor, pero en 1873 el jefe indio firmó con el general Crook un tratado de paz por el que algunas de las tribus apaches pasaron a la reserva de San Carlos, donde las condiciones de vida eran pésimas.

 

 


 


 

 

Gerónimo y el General Crook

 

El general Crook (segundo hombre a la derecha) junto a los apaches, entre los que se encuentra Gerónimo (centro)

 

Gerónimo, que había vuelto a tomar esposa con la que tuvo más hijos, no se rindió, y al frente de los chiricahuas huyó a tierras mexicanas. Durante algún tiempo tuvieron de aliados a los mescaleros cuyo dirigente, Vitorio, murió en combate en 1880, año en que Gerónimo asumió la jefatura del pueblo de éste.

Ayudados por un desertor chiricahua llamado Panayotishn, que se ofreció para ser el guía hasta el refugio secreto de los apaches, el sexto de caballería se internó en Marzo de 1883 en Sierra Madre y, un mes más tarde, Gerónimo tuvo que rendirse. Confinado en la reserva de San Carlos, Gerónimo se escapó de allí a los dos años para volver a México, desde donde hostigó de nuevo a las tropas estadounidenses, aun a sabiendas de sus escasas posibilidades de éxito. En junio de 1886, Gerónimo se rindió por segunda vez.

Pese a que el entonces presidente de los EEUU, Grover Cleveland, era partidario de su ejecución, él y sus hombres fueron trasladados en tren hasta Florida, cuyo clima demasiado húmedo resultó fatal para los chiricahuas. El pueblo de Gerónimo, que en 1871 contaba con 20.000 miembros, había sido reducido a unos pocos centenares hacia el año 1890, un genocidio del que se ha hablado muy poco.

Tras un año en Florida, volvieron a ser deportados a Alabama, y de allí los llevaron a Fort Sill en 1894, una instalación militar edificada en 1869 para los regimientos de caballería que hostigaban a las tribus indias en Oklahoma.

 

 

 

Gerónimo en Oklahoma

 

En Oklahoma pasó Gerónimo los últimos años de su vida

 

Al final de su vida abrazó el cristianismo, ganó algo de dinero vendiendo autógrafos y también se alcoholizó. Finalmente, una pulmonía acabó con su vida el 17 de Febrero de 1909. Murió como prisionero de guerra y sin ver cumplida la promesa de las autoridades  americanas de que volvería a su tierra. Su tumba en Oklahoma quedó convertida en atracción turística.

Tras haberse cumplido el centenario de su fallecimiento, sus descendientes denunciaron ante los tribunales que los restos del jefe apache fueron robados en 1918 por miembros de una sociedad secreta llamada La Hermandad Calavera y Huesos, formada por alumnos de Yale entre los que se encontraba Prescott S. Bush, padre y abuelo de los ex presidentes Bush. Según esta teoría, los huesos estarían ahora en la sede de la hermandad en New Haven, Connecticut.



 

Hermandad Calavera y Huesos

 

Miembros de la hermandad junto a lo que podría ser el cráneo del jefe apache. Prescott S. Bush se encuentra justo al lado del reloj en el lado izquierdo

Tumba de Gerónimo

 

Citas de Gerónimo:

"Yo fui calentado por el sol, sacudido por los vientos, y abrigado por los árboles. Yo vivía pacíficamente cuando la gente empezó a hablar mal de mí. Ahora puedo alimentarme bien, dormir bien y estar contento. Puedo ir a cualquier lugar con un buen sentimiento."

"No puedo pensar que somos inútiles, o que Dios no nos ha creado. Hay un Dios que nos observa a todos nosotros, y nosotros somos sus hijos. El sol, la oscuridad, y el viento están escuchando lo que tenemos que decir."


"Los soldados nunca dieron explicaciones al gobierno cuando los indios fueron tratados injustamente, pero en cambio sí contaron las fechorías de éstos."


"Nunca había sido jefe, pero debido a que fui tratado más injustamente que otros, este honor me fue concedido y decidí ser digno de tal confianza."


"Nací en las praderas donde el viento soplaba libre y no había nada que cortara la luz del sol. Nací donde no había recintos."


Trailer de la película "Gerónimo", 1993

Canción "Geronimo", interpretada por Lorne Greene

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: