fotografia

Los ancianos que se alojan en residencias han empezado a abandonarlas pues sus familiares no pueden pagar o necesitan la pensión de anciano porque están todos en el paro. Las mensualidades alcanzan muchas de ellas los 2.000 euros, y pese a que hay residencias que ya hace unos meses rebajaron algo al ver la que se les viene encima, muchos ancianos están volviendo a casa después de años de permanencia en el geriátrico. Algunos hijos de estos ancianos, optan por una cuidadora sin titulación que cuide a su familiar en su propia casa a tiempo parcial lo que resulta mucho más barato.

fotografia

En España hay cinco mil residencias (cuatro mil son privadas) con más de 300.000 plazas que se suelen incrementar mucho en los meses de verano por las vacaciones, se quedan temporalmente uno o dos meses muchos ancianos mientras la familia viaja. Los geriátricos han alertado de que es un error lo que está ocurriendo ya que hay ancianos que son muy frágiles y corren más riesgos en casa ya que los familiares que no están acostumbrados  a sus cuidados no detectan a tiempo los achaques.

fotografia

Además, más del 50% sufre demencia senil; "Los ancianos dependientes requieren cuidados especializados que no pueden ofrecérselos sus familiares, que son cuidadores informales que no están preparados para atender grandes dependientes", son las explicaciones que da Rosa López, coordinadora del grupo de trabajo Atención Sanitaria en residencias de ancianos y Centros Geriátricos de la Sociedad Española de Geriatría. Esta especialista recuerda también que estas personas tienen una disciplina y en la residencia llevan una vida ordenada y sin sobresaltos.

fotografia

También apunta la experta, que estas personas deben ser quienes decidan donde quieren vivir ya que mucha se ellas aunque estén incapacitadas para andar o valerse por si mismas no lo están para pensar y no tienen que ser los familiares quienes opinen por ellas. Estas situaciones, provocadas por la larga crisis que sufre el país, hace que muchos hijos vean una forma de solucionar su precaria situación con la pensión del abuelo que ahora tienen que entregar a la residencia, sin pensar que al sacar al anciano o anciana de un entorno donde lleva años, difícilmente se podrá adaptar a una vida familiar.

fotografia

Como una posible solución a este problema que ya se está dando, la coordinadora ve una posible solución en el copago; "La carga que exige la dependencia va a requerir que para hacer frente a muchas situaciones sanitarias se pague entre la Administración y los propios familiares". Pero todo parece indicar que el Gobierno no está por la labor y que este problema no le preocupa demasiado puesto que si hay ancianos que no duran mucho con el cambio, menos pensiones que pagar. Mientras se espera que los recortes y los "sacrificios" como apunta el Rey en su discurso descafeinado, den sus frutos, los ancianos seguirán abandonando las residencias a las que seguramente ya no les quede mucho tiempo para poder volver.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: