Un genio o Djinn siendo invocado

Genios, dragones, nahuales, zorros de múltiples colas, serpientes emplumadas, serpientes arcoíris. EL mundo de lo magico tiene un bestiario infinito en el que se pueden encontrar seres que superarán las más extrañas fantasías de algunos; tal vez pueden ser aterradores, tal vez sólo extraños pero sin duda cada uno tiene su propia belleza mística que nos atrae y cautiva.

     Este es el caso especial de los genios encerrados en una pequeña lámpara, o al menos es así como los hemos conocido sin embargo este es sólo un aspecto de tales entes. Pues en el islam estos genios o Djinn son seres libres que se encuentran en la naturaleza de la misma manera que los elementos o igual que los hombres –cuando no son hombres-, pues estos también son una raza al igual que nosotros o los ángeles, y de la misma forma se dividen en distintas clases y tipos: los hay genios gentiles, humorísticos rebeldes y también Djinn  declarados enemigos de la humanidad. Así, también se pueden clasificar en dos tipos estos seres, los Qareem y los Ghilani. Los primeros, según las palabras del profeta, son genios asignados a cada persona por Dios mismo; mientras que los segundos son, tal vez, aquellos con los que estamos más familiarizados, pues estos se caracterizan por su simpatía hacia las artes mágicas y su atracción por los ritos y conjuros.

    el origen de los genios es incierto, pues forman parte del folclore árabe e incluso llegan a mencionarse en el Corán. Muchos los consideraban como reales y se decía que habían sido creados milenios antes que el hombre a partir de “fuego sin humo”. Su temperamento puede ser variado como ya mencione, pero una característica de ellos, y tal vez la más asombrosa, es que no pueden pensar en lo que no es o lo que no puede ser jamás, para ellos pensar cualquier cosa es comprobarla, hacerla, convertirla en hecho. Parece extraño pero algo similar ocurre con el concepto de palabra que tienen los hebreos, pues para ellos nombrar cualquier cosa es crear de algún modo a la misma, hacerla real e incluso invocarla; no es una referencia hacia ella, es ella misma.

    Es por eso que controlar o atrapar a un genio –por ejemplo, en una lámpara- resulta una empresa muy atractiva, sin embargo también muy riesgosa si se considera que el único límite que tienen para realizar cualquier cosa, es su propia imaginación.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: