Genética Siniestra

Recuerdo la anormalidad psíquica de Quezada, no hay otra explicación creíble, para el párvulo de primaria, quien permanentemente sentenciaba con la ferocidad y determinación del sátrapa opresor al enemigo sometido, el castigo injustificado que infligiría a la salida del Colegio a alguna aterrada, desorientada y desprevenida víctima seleccionada. Siempre me he preguntado la suerte corrida en la vida por el pobre Quezada, que tantas angustias nos hizo vivir, finalmente en qué oscuro y sórdido callejón a temprana edad caería apuñaleado por otro atormentado psicópata con mayor trastorno y decisión, o si por el contrario será el hipomaniaco presidente agiotista, dominante y arbitrario de una mezquina pero respetabilísima corporación financiera, de aquellas que con gran amabilidad entre sofás y poltronas de fino cuero, tinto de por medio, van desplumando a la gente corriente con su especulación impune, aumentando utilidades con el respectivo amancebamiento del Estado cómplice, dejándolos en la puerca indigencia (hábito moderno de canibalismo). O tal vez es un leguleyo marrullero o paranoico jurisconsulto de las altas cortes, que con sus escupitajos legales favorecen plenamente los intereses de ciertos reducidos, agradecidos y taimados grupos económicos dominantes, en estas bondadosas tierras del Sagrado Corazón, que tuvieron a bien descubrir los codiciosos Adelantados.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: