El gato negro

El Gato Negro


El gato negro (The Black Cat) es un relato corto clásico perteneciente al maestro del cuento gótico, el estadounidense Edgar Allan Poe, cuya narración nos desvela la mente enfermiza del protagonista, un psicópata, y sus vivencias con los animales domésticos y su esposa.

En El gato negro, Edgar Allan Poe no narra la historia de este personaje masculino, sino que el propio protagonista lo hace. En un comienzo, él posee una gran pasión por los animales, especialmente por su última adquisición, un gato negro al que llamó Plutón. Sin embargo, al cabo de unos años su temperamento y su carácter se fueron alterando dramáticamente por culpa de ese felino, quizás incitado por la superstición de su esposa, quien decía que los gatos negros eran brujas disfrazadas.

 

El gato negro

En El gato negro veremos que cierta noche cuando regresaba a casa completamente borracho, le pareció que Plutón lo evitaba y en un momento de ira le sacó un ojo con un cortaplumas que llevaba en el bolsillo.

Poco después en El gato negro, el protagonista le pasa una soga por el cuello y lo ahorca en la rama de un árbol. Durante la noche de ese mismo día se despertó exaltado y encontró la casa envuelta en llamas, y lo único que quedó en pie, fue un tabique divisorio con la imagen de su gato.

Después de un tiempo en El gato negro, el protagonista encuentra un gato parecido a Plutón en uno de los vetustos bodegones donde se emborrachaba, y decide llevárselo a su casa. Y la historia se vuelve a repetir. El protagonista llega a odiar al gato por tener varias similitudes con su antigua mascota. A punto tal que un día decide matarlo con un hacha, pero las manos de su esposa detuvieron la trayectoria del hachazo, y en un momento de extrema locura y rabia le hunde el hacha en la cabeza a su mujer.

 

El gato negro

En El gato negro veremos que lejos de desquiciarse por el crimen cometido, decide hacer un agujero en la pared del sótano, introducir el cadáver y taparlo como si esta estuviera intacta, para luego matar al gato. No quiero contar el final, pero les garantizo que les impactará.

Lo que fascina y aterroriza al mismo tiempo en El gato negro de Edgar Allan Poe, es que el protagonista es consciente de su tragedia personal. Tanto es así que él deja consignado que no está loco ni se trató de un sueño. Además, veremos que responsabiliza a su esposa y al alcohol de su comportamiento, pero sabe muy bien que todo se debe a su perversidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: