Las gárgolas, las grandes ignoradas

Una leyenda fancesa narra la historia de un gran dragón que tenía el nombre de Gargouille. 

Era un ser de desagradable aspecto físico, tenía el cuello muy largo y era muy parecido a un réptil. El hocico, lo tenía alargado y una gran mandíbula repleta de dientes. Tenía dos alas que parecían membranas. 

La leyenda continua contando que este dragón construyó una cueva muy cerca del río Sena. Era el lugar que había elegido para vivir. Al principio, su presencia no supuso ningún problema, pero todo cambió cuando empezó a tener la extraña costumbre de tragarse barcos y, destruir todo lo que se ponía a su alcance lanzando su fuerte aliento, también escupía demasiada agua por lo que provocó importantes inundaciones. Todos estos sucesos molestaron a la población. 

Los habitantes de la localidad de Rouen, una de las más afectadas por las travesuras del dragón, llegaron a un acuerdo con él. Todos los años se sacrificaría a un reo. Poco después, llegó a la ciudad un sacerdote con el fin de pactar con el dragón que los habitantes fueran bautizados y se construyera una iglesia. Cuando el sacerdote hizo la señal de la cruz, el dragón se rindió sin presentar batalla. Fue quemado en una hoguera, pero como su cabeza no ardió tuvieron que cortársela. 

El origen de las Gárgolas

La leyenda francesa fue la que dio origen al nombre de gárgola. Pero, la utilización de las mismas como sumideros de aguas es bastante anterior. De hecho, los griegos terminaban los canalones con la cabeza de un león. Aunque se cree que la primera gárgola conocida es del siglo XII. 

Fueron consideradas como los guardianes terroríficos

Durante mucho tiempo fueron algo más que unos simples elementos decorativos. 

Es complicado encontrarlas separadas en la mayoría de edificios en las que se construyeron, sino que están agrupadas en hilera como si se tratara de un ejercito. 

Se cree que eran almas condenadas que actuaban como guardianes de los edificios y que podían ahuyentar a los malos espirítus. 

Sin embargo alguna teorías afirman, que no eran más que representaciones que hacia el arte de Satán. Y que cambiaron su aspecto de ángel cuando se enfrentaron a Dios. 

 

 

 

 

Las gárgolas, las grandes ignoradas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: