“Puedo comprar lo que quiera y cuando quiera —dice Jean-Guy Lavigueur, quien en 1986 ganó 7,6 millones de dólares (E.U.A.) en un premio gordo de la lotería canadiense—, pero aparte de eso no soy más feliz que cualquier otra persona.” Este trabajador de Montreal que estaba en el desempleo dice que hacerse millonario ‘no le ha cambiado, pero ha cambiado a todos los que le rodean’. Ahora tanto familiares como viejos amigos le han abandonado porque, según él, ‘no les dio suficiente dinero’.

ganador perdedor

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: