Empieza un nuevo torneo clausura y vuelve El Gran DT, esta vez con un millón de inscriptos.

Parece que el ya tradicional juego del Diario Clarín viene renovado y con más premios que nunca.

El juego consiste, básicamente en imaginar que tenes unos u$s 60.000.000. Con ese dinero tenes que armar un equipo comprando jugadores, los mismos que jugarán realmente ese campeonato. A lo largo del torneo se asignará puntaje a cada jugador según su desempeño. Los participantes del gran dt que junten más puntos serán los ganadores. En el medio se sortearán autos, viajes al mundial y otro montón de cosas.

Por eso en las oficinas, la charla obligada de todos por estos días es siempre la misma: El gran DT.

¿A quien pusiste? ¿Quien es ese muerto? ¿Cuantos puntos hiciste? ¿Se te lesionó alguno?

Desde hace algún tiempo el interés por el fútbol parece haber mutado en algunos sectores de esta sociedad podrida.

Como en décadas anteriores, las clases mas bajas siguen taladrando las cabezas de sus hijos con el fútbol, para que jueguen todo el día, para que se prueben en clubes, para que pierdan su infancia "jugando" a la pelota. Tal vez así de ese modo puedan lograr ser el sustento de toda una familia. Como Dieguito, Carlitos o cualquier otro nombre de jugador famoso que termine en diminutivo.

Pero en las clases medias el fenómeno del fútbol mutó. Ya no hay interes en el espectáculo, en ver a 22 tipos corriendo detrás de una pelota para conseguir un maravilloso premio: El triunfo (Si lo viera un gladiador romano se moriría de risa).

El interés por el fútbol paso a ser económico, igual que en los jueguitos electrónicos, ya no interesa jugar al fútbol, tampoco interesa ir a ver fútbol: Ahora lo que todos quieren es vivir del fútbol.

Jugar a vivir del fútbol con el gran dt y en una de esas ganarlo y vivir realmente del fútbol aunque sea por dos meses con los 100.000 pesos de premio para el ganador.

Pero el interés por vivir del fútbol no se ve solo reflejado en el gran dt. No señor. Va mucho más allá.

En los albores de los juegos electrónicos  (1987) apareció en Argentina un juego por el que los chicos hacían cola: México 86, Era un jueguito de fútbol que recreaba los equipos del mundial de México.

Sobre aquel juego se dijeron muchas cosas. Se lo acusó de provocas sedentarismo en los niños. ¡Error! al menos en aquel entonces había un interés por jugar a la pelota. En los nuevos juegos de fútbol ni siquiera se ven los partidos. Se administran los equipos y se esperan los resultados para ser el que mas dinero junta.

Y si esto pareciera miserable para con el deporte, hay algo mucho peor. Hay otros miserables de clase media, incluso acomodada, que al ser incapaces de ganarse la vida (aunque sea del fútbol) decentemente, se unen a las hinchadas y desde allí hacen negocios aún más miserables. Viven como rémoras absorbiendo lo que cae al fútbol.

¿El deporte? ¿A quien le interesa el deporte? Acá lo único que importa es la plata y con ella el éxito espontáneo. De deporte ni hablemos... y de trabajar menos.

En fin... menos mal que a mí nunca me gustó el fútbol. Si no estaría muy enojado con todo este mundo... o desesperado buscando la forma de ganar el Gran DT.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: