Mi madre siempre me dice que soy una pesetera y no le falta razón. Soy de esas mujeres que quita dinero hasta de debajo de las piedras. Uno de los últimos ingresos extras que entraron en mi cuenta corriente fue el ingreso que me proporcionó la venta de unos muebles viejos que tenía en casa. Pensé en llevarlos a un punto limpio, pero, después lo medité mejor y me dije que los del punto limpio del ayuntamiento le sacarían un dinero vendiéndolos en alguna tienda de segunda mano. Eso también lo podía hacer yo. Por eso me dije, gana dinero vendiendo tus muebles viejos y no dejes que otros ganen dinero con tus muebles para ellos.

Yo vendí una cama que había conocido tiempos mejores por una antigüedad. Mi marido se echó las manos a la cabeza cuando le dije que una clienta de su empresa me había pagado mi viejo dormitorio de soltera como si hubiera salido de una tienda de antigüedades. Siempre fui una gran vendedora. Cuando era pequeña, ayudaba a mi madre a vender en una pequeña tienda de comestibles que tenía en un barrio medio bien. Si sabes vender unas lechugas, también sabes vender unos muebles. De vender se trata y de también se trata de ganar dinero. Gana dinero vendiendo lo que sea, en este caso, esos muebles que tienes en el trastero de su casa echándose a perder más de lo que lo están.

Hasta puedes pensar en abrir tu propia tienda de antigüedades. Una tienda de esas que vende todo pro Internet vía eBay y otras webs de anuncios. Pones unas fotos bonitas de tus muebles y ganarás un dineral vendiendo tus muebles viejos. Es una idea que no descarto si esta crisis económica va a más. Si mis otros negocios dejan de ser rentables, tendré que buscar nuevos negocios para seguir ganándome la vida que me gusta vivir.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: