Cada vez que me pongo las gafas de sol tengo dudas sobre si el color de los cristales son los correctos para proteger los ojos y, a la vez, ver bien sin parecer Quevedo. Ni muy oscuras ni muy claras ni alterar demasiado “los colores reales”. Ya sé que la estética de las gafas de sol importa, pero más, no dañar mi visión y ver correctamente sin distorsionar demasiado la percepción.

 

Las gafas de sol adecuadas para los ojos

¿PARA QUÉ QUIERO TANTAS GAFAS DE SOL?

Tengo el cajón repleto de gafas de sol de todos los colores compradas por impulso, y porque me gustaba el modelo y me combinaba con esto y con lo otro. La decisión a la que llegué fue eliminar las de menos calidad que son de plástico de colorines y me sientan muy bien, pero veo fatal. Pero antes, para no equivocarme y tirar todas las gafas de sol a la basura, indagué cuáles son mejores para mi visión:

Lo primero que he averiguado es que el grado de la filtración solar de los cristales de las gafas de sol es fundamental. Si no me he informado mal, se calculan en una escala del 0 al 4.

El 0 indica que el grado de filtración solar es entre el 0 % y el 19 % y corresponde a lentes claras.

El 1 indica que el grado de filtración solar es entre el 20 % y el 57 %. Son lentes claras para poca luz.

El 2 indica que el grado de filtración solar es entre el 58 % uy el 82 %. Son más opacos. Son lentes para luz media.

El 3 indica el grado de filtración solar es entre el 83 % al 92 %. Para uso continuado.

El 4 indica el grado de filtración solar puede llegar al 97 %. Mar o montaña donde la luz es muy potente.

Examinando los grados de filtración solar, he llegado a la conclusión de que la graduación más adecuada puede estar entre el 3 y el 4. Vale. Hasta aquí, resuelto el primer paso para elegir las gafas de sol.

Cada color implica ventajas y desventajas

Ahora, vamos a por los colores y "colorines" de las gafas de sol que necesito para cuidar los ojos de los rayos UVA, y bloquearlos para que no me afecte a la visión. 

LOS MEJORES COLORES PARA GAFAS DE SOL:

El gris: es de los tres el color más neutral de todos. El grado de percepción de la gama de colores es casi perfecto, y su protección de la luz intensa es mayor, mitiga el resplandor y obstaculiza el azul. Para conducir, deportes de exterior y, en caso de hipermetropía.

El marrón: casi no modifica los colores, incrementa la profundidad y perfecciona los contrastes. Para entornos al aire libre. Miopías con astigmatismo.

El verde: consigue colores reales y actúa positivamente sobre el contraste. Evita el deslumbramiento y depura el azul. Hipermetropía con astigmatismo. Este color ayuda a enfocar mejor.

El amarillo: si hay escasa luz, tanto en el interior como en el exterior, incrementa el contraste de los colores, pero puede ser deformado. No indicadas para las personas que padecen maculopatía.

Los rosas y demás “colorines” de fantasía para las gafas de sol no son adecuados porque alteran los colores y perjudican mi visión, aunque aquí hay disparidad de opiniones, ya que parece ser que controlan el deslumbramiento y los ojos descansan más. No los he probado. En mi opinión, pienso que estas gafas de sol son pura estética. 

Después de esta información, en el cajón han quedado 2 pares de gafas de sol. Las demás ¡a la basura!

Elegir las mejores gafas de sol

LAS GAFAS DE SOL Y EL COLOR AZUL

A la córnea, el color azul no le gusta porque desenfoca todo lo que se encuentra debido a la refracción que produce este color. Aunque es un color propiamente natural que sirve para estar más activos, no es recomendable porque puede provocar agotamiento visual, entre otras cosas.

Los aparatos tecnológicos como los móviles o portátiles radian esta luz azul tan intensa, como creo que todos hemos comprobado. Así que mejor proteger nuestros ojos del azul.

El azul es enemigo de la córnea

MÉTODO BATES: ejercicios para mejorar la visión

Me ha quedado claro que las gafas de sol son importantes para cuidarme de los rayos UVA. Sí. Pero, también, descubrí hace tiempo unos ejercicios para mejorar mi visión y, la verdad, es que funcionan. Los realizo cada día porque son fáciles, y se pueden hacer en cualquier momento.

En este video se muestra cómo hacerlos con el método Bates. En cualquier cambio de hábitos o patrones es necesario que pasen entre tres y cuatro días para adaptarse. Pasado este breve tiempo, tus ojos se acostumbrarán. 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: