A lo largo de la historia de las distintas sociedades y culturas, la mujer ha sido objeto de discriminación, creando un estigma sobre ella. Cada vez que ha querido ingresar a espacios en los cuales, el hombre tenía el dominio absoluto, ya sea en lo político, laboral, educativo, militar y deportivo, no se lo permitían aduciendo de que esos roles sólo le pertenecían a los hombres y que a la mujer le correspondía el hogar, el tener y cuidar a los hijos y todo tipo de quehacer doméstico; en síntesis a la mujer le correspondía el ámbito privado y al hombre el público. A través del paso de los años, la mujer de a poco fue ocupando esos espacios prohibidos, teniendo que soportar la desaprobación de la sociedad, la cual determina y construye los roles a cumplir por parte de hombres y mujeres, la que define al hombre como ser masculino y a la mujer como ser femenino, creando ese opuesto binario en donde el hombre ocupa el lugar de poder sobre la mujer. En el caso particular y específico del deporte, la mujer tuvo y tiene que soportar los adjetivos descalificadores, por practicar deportes que son considerados sólo aptos para los hombres por su fuerza y rudeza, como por ejemplo el fútbol y el rugby. Pero si la mujer practica deportes como la gimnasia deportiva, la sociedad aprueba esto por considerar a este deporte femenino. Obviamente depende de cada tipo de sociedad y cultura; en el caso nuestro, en la argentina, el fútbol es el deporte más popular donde el hombre es el actor principal, considerándolo como apto sólo para “machos”. Los jugadores, dirigentes, representantes, árbitros, hinchas, periodistas especializados en fútbol...son todos hombres. Es muy difícil encontrar una mujer que ocupe esos roles. Hay periodistas y árbitros, pero son muy pocas. En el caso de los hinchas, la mujer está presente, pero siempre es para acompañar a su marido, hijos, padres, hermanos, cuñados, amigos...son pocas las que van por motivación propia, pero las hay. Hay una creencia de que las mujeres que van a ver partidos de fútbol es sólo para ver a los futbolistas y no para ver el partido en sí, porque no saben nada de fútbol. De hecho cuando se realizan las entrevistas a los hinchas para saber la opinión con respecto a cómo juega el equipo ó referente a la táctica, ó a que jugador comprarían, siempre le hacen las preguntas a los hombres; puede haber alguna mujer, pero habrá una en relación a diez hombres que entrevistaron. Las preguntas que les hacen a las mujeres es sí les gusta ó no tal ó cual jugador. Está claro que en el fútbol argentino, el hombre es el actor principal en todos los sectores del fútbol, y la mujer tiene un papel secundario. En realidad el único lugar que ocupa la mujer es el de objeto para promocionar marcas (promotoras), el de porristas...que en este caso yo diría que ocupan el lugar de “objeto sexual”...y en algunas canchas, está la platea “femenina”(?), separadas del resto como si fuéramos “bichos raros”. Pero que pasa cuando quieren ser las protagonistas principales en la cancha?, cuando quieren jugar fútbol?. En la Argentina hay equipos de fútbol femenino, que juegan los torneos Apertura y Clausura como los hombres; todo organizado por la AFA (Asociación del Fútbol Argentino). Aclaremos que la FIFA ( Federación Internacional de Fútbol Amateur) fué quien “obligó” a los clubes más importantes de fútbol de la Argentina a tener fútbol femenino. El fútbol al ser considerado en nuestra sociedad masculino, discrimina a las mujeres que lo practican, descalificándolas con adjetivos despectivos, como por ejemplo de que se masculinizan, de que son homosexuales ò de que son de bajo nivel social a causa de jugar este deporte...lamentablemente esta es la Representación social que tienen de estas mujeres; entendiendo por Representación social la forma de interpretar y pensar nuestra realidad cotidiana ; es lo que pensamos y creemos de determinado objeto, persona, situación...para decirlo en otras palabras, es ese conocimiento espontáneo, ingenuo, intuitivo, que generalmente se denomina sentido común, distinto entre otros al conocimiento científico. Esta clase de conocimiento lo van construyendo los individuos a partir de su experiencia, pero como se trata de un conocimiento socialmente elaborado y compartido, también surge a partir de las informaciones, modelos de pensamiento que se reciben y se transmiten mediante la tradición, la educación y la comunicación social, por ejemplo, “los hombres deben enfrentar los peligros, el miedo es cosa de cobardes”, etc. ó por ejemplo “el fútbol es de hombres”...pero también es muy difícil de llegar a ella, de lograr que esa construcción y modelo de pensamiento sea expresado a través de una entrevista ó encuesta. Entonces me pregunto: la no difusión y el poco desarrollo del fútbol femenino tiene relación alguna con la Representación social que se tiene sobre este deporte y las mujeres futbolistas?...

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: