Anoche, en mi bandeja de entrada, apareció un correo donde un verdugo relataba el fusilamiento del ex-dictador rumano Nicolae Ceausescu y su esposa en la Navidad de 1989. Lo más grave es que el autor de ese correo deseaba el mismo fin para la Presidente Cristina Fernandez y su esposo.

Y para completar el cuadro, el correo venía de una persona a la que yo consideraba racional. Me quedé sorprendido y hasta ahora no supe que responderle.

 No soy partidario de Cristina Fernandez, creo que en su gobierno se hacen cosas buenas y malas como en todo gobierno. Creo que en algunos temas, la oposición carga demasiado las tintas y, en otros, el gobierno hace lo mismo.

Hay una sórdida disputa entre el gobierno, presuntamente de izquierda, y los sectores de la derecha liberal que a partir del conflicto del campo, en 2008, no se bancan a Cristina.

Lo más preocupante es que se ve mucho odio en esa derecha liberal. Una cosa es disputar con el adversario politico. Otra es el odio como lo demuestra el correo que recibí.

Cristina Fernandez debe terminar su mandato como corresponde y luego se le debe iniciar un juicio de residencia para probar o desmentir todos los ilicitos de los que se la acusa.

De esa medida civilizada al fusilamiento liso y llano hay un abismo que espero no crucemos los argentinos.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: