La fuerza de la pasión

Alguien que hace lo que le gusta, no considera que esté trabajando. Disfruta de ello y lo hace con entrega y pasión, sin darle importancia a si percibe mucho o poco beneficio económico.

A las personas que descubren la pasión, esta les da mucha seguridad,algo que en la mayoría de ocasiones los más cercanos no logran entender. Son muchos los que por un motivo u otro deciden un día que ha llegado el momento de cambiar de carrera o de trabajo y buscan algo con lo que puedan identificarse mejor, saben; que lo más complicado no es tomar la decisión de cambiar su actividad actual por otra que les resulte más gratificante y les llene de satisfacción, sino el hecho de tener que hacer frente a la incomprensión de la familia y los amigos. 

La explicación de porqué hacer las cosas con pasión

Con el paso de los años, los familiares y amigos siguen sin entender muy bien la decisión que tomó, pero no dejan de sentir orgullo por ver que con lo que hace ahora, esa persona es realmente feliz. Quien toma una decisión de este tipo empieza a darse cuenta de las cosas al poco tiempo de empezar a trabajar y es cuando descubre las cosas que realmente tienen importancia. Pero llega el momento en el que se da cuenta de que está trabajando mal sus prioridades, y aunque se siente satisfecho con el trabajo que realizaba y era reconocido por él, cuando se pone a pensar es cuando descubre que le falta algo. 

Es cuando esa persona toma la decisión de realizar un cambio en su vida, y dedicarse a aquello que siempre fue su pasión. 

Se trata de estar agusto con uno mismo, y así poder transmitirlo a los demás

Una vez iniciada su nueva actividad, es cuando se siente un privilegiado por poder dedicarse a aquello que siempre quiso hacer. Y nota la fuerza que le aporta el ser un apasionado de lo que hace, y no le importan las horas que tenga que dedicarle. Con esa ilusión es capaz de enfrentarse a los demás y transmitir a los demás la energía positiva que siempre le faltó. Es capaz de sonreír cada día al finalizar su trabajo.

La pasión no se puede ni comprar ni vender

La psicología positiva define la pasión como la fuerza que nos arrastra a realizar una actividad con la que nos sentimos plenamente identificados. La pasión puede definir de una manera clara y concreta la identidad de la persona y se insiste en que la clave está en el valor que se le de a esa actividad. Esta es la principal diferencia que tiene con el resto de actividades que pueden ser interesantes pero no resultan tan importantes. 

Hay dos tipos de pasión

La pasión se divide en dos tipos: la pasión armoniosa; aquella en la que la actividad se elige porque uno siente satisfacción por realizarla. No se hace de manera obligada. Mientras que la pasión obsesiva puede llegar a ser algo que no se puede controlar, llegando a controlar la vida de las personas. 

No es aconsejable imponer a nadie con que apasionarse. Siempre hay tiempo de que cada uno encuentre su auténtica pasión. 

 




 

La fuerza de la pasión

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: