El fuego de Katherine Neville es la continuación de su obra El Ocho, en la que Alexandra SOLARIN, hija de Catherine Velis es la encargada de continuar protegiendo el ajedrez de Montaglane, que parece ser el destino de su familia.

Alexandra Solarin, mas conocida por su entorno como Xari, era una jugadora de ajedrez precoz en su niñez, parecía que esa habilidad la había heredado de su padre, el gran ajedrecista ruso Solarin, que ahora vivía en Estados Unidos junto Catherine Velis su madre.

Sus padres junto con sus amigos rescataron y escondieron muchas de las piezas del ajedrez de Montglane, para ponerlo a salvo de los que lo querían utilizar para su propio interés. En una visita a Rusia para un torneo, Solarin es asesinado, y desde entonces Alexandra no ha vuelto a jugar al ajedrez.

En la actualidad Alexandra Solarin vive en Washington, y trabaja en el restaurante Sutaldea, cuyo propietario, un cocinero vasco se ha convertido en su mentor y su protector.

Alexandra Solarin, recibe una inesperada invitación para la fiesta de cumpleaños de su madre, que vive en un lugar aislado en Colorado, quien nunca lo había celebrado, y menos desde la muerte de su padre.

Años atrás, la propia Cat junto a su marido, y después de pasar grandes peligros para conseguirlas, había repartido por diferentes países, del mundo las diferentes piezas que habían logrado reunir, del fabuloso ajedrez de Carlomagno, para que nadie pudiera reunirlas y hacerse con el secreto del poder que contienen.

Cuando Alexandra llega a la casa familiar en las montañas Rocosas, la vivienda esta vacía, y su madre no aparece, pero si una serie de invitados igualmente inesperados. Algo mue importante esta ocurriendo, y Alexandra acepta el reto de seguir las pistas que su madre a preparado.

La búsqueda le llevara desde Colorado hasta las lejanas tierras de Rusia, pasando por el mismo corazón de Washington, y que la sitúa en el centro de un juego ancestral que ni siquiera conocía. Los invitados a la fiesta de cumpleaños de su madre serán sus compañeros de viaje, aunque todos no jueguen a su favor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: