el frio, calor

El cielo estaba blanco tirando a grisáceo daba la impresión de que hacía frió, parecía que el día había venido por obligación, ella no había salido a la calle, vestía el chándal negro de andar por casa y se sentaba en la mesa donde debajo tenía el radiador, sus piernas se calentaba y sus pies apoyado sobre el radiador tenían un incesante bamboleo debido al calor. El frió apenas le llegaba a su cuerpo.

Poco le apetecía arreglarse, y mucho menos salir a la calle, el frío le provocaba pereza. Llevaba unos días que el solo pensar presentarse frente a su armario y elegir lo que ponerse le inundaba la vaguería. De siempre había disfrutado ir de compras, y tener cada día algo nuevo en su armario, hacer miles de combinaciones y que pareciera que tenía más ropa de la que realmente había, pero ahora miraba su cama en la que se acumulaba un montón de ropa y si tenía que salir lo hacía con lo primero que veía.

La pereza se había convertido en su mejor amiga durante este tiempo, amanecía tarde, se encontraba calentita entre las sabanas imaginando el frió que hacía fuera, lo hacía con poca energía y le costaba llegar hasta la cocina a servirse su desayuno. No había muchas cosas que le motivaran para empezar el día, así que no tenía prisa, se sentó a desayunar mientras escuchaba la radio.

Le dio tiempo a pensar, quizás todo el tiempo que pasaba lo dedicaba a pensar, se volvió creativa y malgasto su tiempo escribiendo e ideando nuevas historias.

Se había separado de su antigua vida, había cambiado por completo su actividad, y le había acompañado el deterioro de las relaciones. El no estar siempre ahí afectaba, la soledad había invadido su vida, lo que implicaba que los días tristes se veían más aún.

Por eso, hoy era un día muy triste, el cielo lo decía y se guardaba entre sus nubes hinchadas todas las lágrimas que pronto caerían. Aquellas que había almacenado durante tanto tiempo, cuando el sol era su amigo. Cuando el calor era el protagonista, y el frió se refugiaba debajo de la tierra.

Ahora era invierno y era el frió, el que dominaba el tiempo y los sentimientos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: