fotografia

Las pinturas de Bacon son extrañas y misteriosas donde están reflejadas muchas de sus obsesiones como la muerte y el sexo que expresa con escenas de fuerte crueldad que a muchas personas inspiran repulsión. Su infancia enfermo de asma y su primera juventud le marco en su personalidad haciendo de él un hombre amargado ya que fue expulsado de su casa con 16 años. Su padre le sorprendió vestido con la ropa de su madre y entró en cólera,  no pudo soportar tener un hijo homosexual.

fotografia

Francis Bacon nació en Dublín  en 1909 y al quedarse en la calle se trasladó a París dedicándose a la decoración para sobrevivir. Después de visitar una exposición de Pablo Picasso que le inspiró, se puso a pintar y realizar dibujos. Aunque de pequeño recibió clases de dibujo, se puede decir que fue un artista autodidacta que en un principio sus obras no tuvieron ningún éxito, por ello en 1944 destruyó todas sus pinturas y dibujos en un arrebato desesperado de angustia.

fotografia

fotografia

fotografia

Unos años más tarde, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA), compró una obra suya y esto le dió fuerza y esperanza para seguir con los pinceles. El tríptico "Tres estudios para figuras de base de una crucifixión", marcó un antes y un después y aunque el cuadro transmite una terrible violencia, le situó en un lugar importante dentro del arte de su tiempo.

fotografia

fotografia

En cada obra, Bacon expresa su modo de sentir, su melancolía y el rencor por la violencia sufrida. No obstante, siempre se rodeó de personas de mal vivir dada su inclinación a la vida licenciosa y lugares nocturnos de ambientes sordidos que gustaba frecuentar. Conoció a Jorge Dyer, el que luego sería su amante, cuando le estaba robando en su taller. Más tarde bromearía diciendo que cuando conoció a Jorge, este había vivido más tiempo en la cárcel que en la calle. Jorge se convirtió en su modelo y compañero de cama durante varios años pero tuvo un triste final muriendo en unos lavabos de París por una hemorragia a causa de la ingesta de pastillas y de alcohol. Francis Bacon terminó sus días en España, muriendo a los 82 años en una clínica de Madrid mientras los que le cuidaron no sabían quien era.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: