Los seres humanos construyen mundos imaginarios cuyo contenido en su mayor parte no coincide con la realidad externa. En dichos mundos aparecen personas buenas y personas que hacen daño, situaciones que se consideran positivas y otras que se clasifican como indeseables. Cuando los atributos que se asignan a las figuras imaginarias coinciden con la realidad el individuo puede valerse de su construcción mental para controlar la relación que tiene con el mundo exterior. Este mecanismo es indispensable para el desarrollo psicológico sano y es una de las bases de la salud mental. Por otra parte, todo acto de la persona es valorado por ella misma según las consecuencias que haya tenido. Si la acción tiene éxito la valoración es positiva y aumenta la autoestima. Si fracasa se califica negativamente y hace disminuir la autoestima. Cuando la persona es acosada por sentimientos de culpa debidos a errores que cree haber cometido y por los cuales se ha dañado a sí mismo o a los demás, la personalidad puede sufrir graves daños. En el mundo imaginario que cada persona se construye para vivir en él hay fracasos que coinciden con los hechos reales y otros que no concuerdan con estos y solo existen en ese mundo fantástico, por lo cual pueden llamarse "fracasos imaginarios". Los fracasos reales son fructíferos, pues sirven para aprender a no cometer ciertos errores y mejorar, forman parte del desarrollo normal y constituyen factores de maduración. Por el contrario, los fracasos imaginarios no enseñan, o enseñan errores e inducen a cometerlos. Al dañar la imagen que el individuo tiene de sí mismo, los fracasos imaginarios lo debilitan psicológicamente y bloquean la inversión de energías internas  causando sufrimientos innecesarios. Los fracasos reales hacen que la persona trate de superarse, los imaginarios la confunden y convierten en víctima de sí misma. La psicología contemporánea recuerda a los hombres y mujeres modernos que deben autoanalizar su funcionamiento psicológico, estando listos a distinguir constantemente los fracasos reales de los imaginarios.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: