A menudo, necesitamos fotos para ilustrar nuestro blog o página web. Una solución bastante practicada es copiarlas de otros sitios; no obstante, hacerlo sin permiso es ilegal, y puede dar lugar a problemas. Si esas fotografías, aunque encontradas en cualquier otro sitio, proceden de un banco de imágenes existe la posibilidad de acabar enfrentándose a una demanda. Esto es así porque, como explico en el enlace relacionado al pie, los bancos de imágenes disponen de programas que buscan sus fotos en toda la red e identifican aquellas que no han sido compradas sino robadas. El banco de imágenes más importante del mundo, gettyimages, aplica una política muy estricta en estos casos. También Corbis, propiedad de Microsoft.

No obstante, existen sitios que permiten descargar imágenes gratuitamente, con licencia de por vida  (Royalty free) para uso editorial o comercial (imagen y licencia son dos conceptos diferentes, sin licencia no se puede publicar la imagen).

Por ejemplo: http://www.sxc.hu/

Otros lugares son las páginas que almacenan fotografías de aficionados, como, por ejemplo, flickr. En este tipo de páginas es absolutamente indispensable comprobar que la imagen elegida ha sido cedida con licencia Commons para uso comercial. Un buen número de imágenes de flickr no la tienen, verás a la derecha, que dice “Reservados todos los derechos”. Caso de que sí sean Commons, asegúrate de cumplir con las condiciones de uso; la más importante suele ser citar la procedencia y el nombre del fotógrafo en tu publicación.

Pagando, pero poquísimo

 

Dejando ya el terreno de lo que es absolutamente gratis, existen una serie de bancos de imágenes con fotografías de calidad excepcional, donde es posible adquirirlas desde tan sólo 70 céntimos de euros.

El más importante es www.istockphoto.com . La gente de istockphoto fue la que inventó este concepto de fotos para publicar a precios super-asequibles, un concepto que, inevitablemente, ha sido copiado hasta la saciedad. Pero istockphoto sigue siendo el líder en este sector, la calidad de sus fotos e ilustraciones es altísima y su buscador interno, en un montón de idiomas, buenísimo. Además, istockphoto cuenta con más de tres millones de imágenes absolutamente exclusivas.

Hay que señalar que istockphoto incluye varias colecciones y que algunas de ellas, dirigidas a profesionales, tienen precios más altos. Un buen truco para evitar que estas imágenes (marcadas con el icono una cámara dorado o azul) te salgan en la búsqueda, si es que realmente no quieres verlas por no poder comprarlas, es ir a “Búsqueda avanzada” y seleccionar “Excluir colecciones Vetta y Agency”. De todas formas, estas imágenes más caras sólo conforman el 1 por ciento de la colección, aunque suelen salir entre las primeras en la búsqueda por defecto.

Istockphoto también cuenta con archivos de video, audio y flash.

Otras agencias destacadas –las que copiaron el concepto—son Shutterstock.com y Dreamstime. Shutterstock tiene un buen catálogo, más comercial y menos artístico que el de istockphoto, pero cuenta con el inconveniente que vende por suscripción, lo que obliga a pagar unos doscientos euros y pico al mes para poder bajarte un número determinado de imágenes cada día. Dreamstime también vende por suscripción, pero al mismo tiempo, si lo prefieres, puedes comprar las imágenes una a una. En estos casos, el sistema de precios es un poco complicado, ya que depende del número de veces que se ha vendido cada imagen. Cuanto menos se haya vendido, más barata.

Hay todavía otros sitios, como canstockphoto, pero tienen una oferta algo más limitada, eso sí, a un precio algo menor.

Hay que señalar que todos los sitios –excepto en lo que hace a istockphoto, que suma sus tres millones de imágenes exclusivas a las demás—tienen prácticamente las mismas imágenes, ya que los fotógrafos suelen subirlas a todas estas webs al mismo tiempo.

 

 

(Imagen de www.istockphoto.com Copyrigth: Nicole Branan/istockphoto. Publicado con licencia)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: