fotografia

Treinta experiencias volcánicas y muchas que le quedan por hacer a este inquieto y sorprendente fotógrafo. Su primera fue en 1997 que se acercó al Etna y al Stromboli y tal fue la fascinación que los volcanes ejercieron en este artista de la cámara que ya no ha podido parar. Oliver Grunewald en 1959 y estudió fotografía comercial en París, su ciudad natal donde desde los 14 años que tomó una cámara se dedicó a fotografiar todo aquello que le llamaba la atención.

footgrafia

Su principal interés siempre ha sido la naturaleza, los paisajes y la vida silvestre en general hasta que un día descubrió lo apasionante que era acercarse a los volcanes. Ha escrito diversos libros y recibido varios premios y en la actualidad viaja por todo el mundo con su esposa Bernadette Gilbertas que es geógrafo y periodista, realizando documentales para la ciencia y revistas de naturaleza.

footgrafia

"Me fascinan los volcanes activos porque me recuerdan siempre que existen fuerzas de la naturaleza que los humanos no podemos controlar", ha manifestado Oliver. También puntualiza que el calor es el principal problema ya que debe usar varias capas de ropa para aislarse de las altísimas temperaturas y una máscara para protegerse de los gases tóxicos.

fotografa

fotografia

La obra de Oliver Grunewald ha sido premiada cuatro veces en el Certamen World Press Photo y sus fotografías a los pies de los volcanes se han publicado en periódicos y revistas de fama internacional. Su último documental trata y muestra la cara menos conocida del volcán Kawah Ljen que vierte su lava de color azul visible durante la noche por la gran cantidad de azufre que contiene.

footgrafia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: