Tomada con un teléfono celular LG L7-II

En la actualidad existe la falsa creencia de que necesitamos un teléfono móvil o celular con características muy avanzadas, para obtener FOTOGRAFÍAS DE CALIDAD, imágenes que sean buenos recuerdos o bien que podamos imprimir manteniendo una buena definición. Ciertamente un teléfono avanzado facilitará parte del trabajo, pero el contar con buenas cualidades técnicas es apenas una pequeña parte de lo que implica tomar una buena fotografía.

Hoy en día la gran mayoría de los teléfonos celulares cuentan con cámaras que tienen desde 3.1 hasta 13 megapixeles. Los de gama media tienen en promedio cámaras de 5 y 8 megapixeles y los de gama alta (que también son los más caros) superan los 8 megapixeles. Esto nos puede dar una idea de la nitidez de la imagen que vamos a obtener, el tamaño en el que se podría visualizar y la densidad de puntos en las que se pueden tomar las fotografías.

Pero con una cámara de 3.1 o 5 megapixeles de un teléfono sencillo se pueden tomar fotografías que luego pueden imprimirse en papel fotográfico o bien visualizarlas en la computadora con gran éxito, ni que decir de compartir en redes sociales. El truco de obtener buenas fotografías está en conocer las capacidades de nuestra cámara, observando cómo reacciona ante distintas situaciones y probando todas las posibilidades que ofrece. En adelante enumero algunos consejos que pueden ser de utilidad:

Fotografía tomada con un celular Samsung Galaxy Core

1- No tome fotografías con el sol o la luz de frente a la cámara.

Este es un consejo para todo tipo de cámaras, pero en el caso de las profesionales se cuenta con lentes y filtros que pueden disminuir el brillo del sol y dar un aspecto de sombra a la persona o lo que desee fotografíar. Los telefonos celulares carecen de estas posibilidades y lo que va a generar es un cielo blanco, rayos de luz en la foto y el objeto fotografiado no se reconocería, aún utilizando flash. Para evitarlo colóquese de forma que el sol le de en su espalda, así brindará luz al objeto o la persona y se apreciarán los detalles sin mayor problema.

2- Utilice lo menos posible el flash.

Los teléfonos móviles cuentan con un flash de poca calidad y alcance, no tiene posibilidad de regular la intensidad ni la velocidad del mismo, como en los flash profesionales, por lo que puede generar que la fotografía se aprecie con cierto ruido o movimiento, en algunos casos incluso parece más oscura de lo esperado, pues el sistema del teléfono no consiguió calibrar la cantidad de color necesaria para lograr una buena foto. Para solucionarlo apague la opción del flash (en especial cuando va a fotografíar personas), indiquele a las personas que se mantengan quietas mientras realiza el retrato y sostenga el teléfono con firmeza. En muchos casos el teléfono va a buscar una compensación de brillo y color que le dará un resultado más agradable.

3- Revise la exposición.

Las aplicaciones de fotografías del teléfono móvil pueden traer la opnión de que usted varíe la exposición, es decir, que la fotografía quede más brillante o más opaca, esta opción puede ser muy útil cuando usted está tomando una foto donde el cielo es muy intenso, por ejemplo, regulando la cantidad de luz que se reflejaría en la fotografía y dando un acabado más profesional.

4- Siempre utilice el balance de blancos.

En algunos dispositivos se muestra como balance de blancos, en otros aparecen las letras AWB, o un símbolo de sol. Estas son características que siempre se deben revisar a la hora de tomar una fotografía. Lo más común es que lo manejemos en automático, pero el resultado no siempre es el esperado. Si estamos tomando una fotografía en exteriores o al natural es necesaria la configuración de Sol, Daylight, o Luz de día. Si estamos dentro de una casa o una oficina hay que probar las configuraciones Incandescente o Flourescente. Esta configuración es fundamental para que los colores se aprecien de una forma adecuada.

5- Usar el zoom con medida.

La característica de zoom (o acercamiento) siempre es muy atractiva para los usuarios. Sin embargo, tiene dificultades que pueden disminuir la calidad de la toma. Por ejemplo, con un zoom  muy aumentado el lente es más sensible a los movimientos, lo que haría que la foto salga borrosa. En muchos de los casos los programas de fotografías le disminuyen la calidad o el tamaño a las fotografías cuando se usa el zoom. Es preferible tomar la fotografía con poco o nada de zoom y luego aplicarle un recorte con un programa de edición de fotos.

En un próximo artículo hablaremos de fotografías macro, fotografías nocturnas, y edición de fotografías en el celular.

Tomada con un teléfono Samsung Galaxy Core

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: