Después de observar los problemas de las grandes ciudades para su movilidad, su planeación, su seguridad, etc., y paralelamente, observar el desarrollo de las comunicaciones, celulares, internet, etc., creo que los ciudadanos comunes debemos habitar las poblaciones cercanas o aquellas con accesos rápidos a las grandes ciudades en un principio y muy pronto hasta las mas apartadas.

Con el desarrollo de las comunicaciones un parroquiano en un pueblo cualquiera tiene el mismo acceso a los medios de comunicación que un ciudadano de New York.

Por lo tanto las actividades productivas relacionadas con el agro, la minería, muchos servicios y otras industrias pueden desempeñarse con menores costos en las diferentes poblaciones sin presionar más el crecimiento de las ciudades y preferiblemente llevando un mayor desarrollo de dichas poblaciones con inversiones menores de infraestructura pública.

Si el estado evaluara las ventajas de un desarrollo descentralizado procurando mejorar la calidad de vida en el campo, con mejores establecimientos educativos y de salud no solamente se reduciría la migración campo ciudad sino que se atraería a la gente de la ciudad que puede establecerse allí llevando inversión y conocimientos al servicio de su desarrollo.

Hay que pensar en planeación de largo plazo del país dando timonazos a este absurdo al que nos dejamos conducir por la alocada inercia de los problemas que la ciudad crea que dejan espacio solo para buscarles soluciones que cuando se conciertan y ejecutan a altísimos costos hay que pensar en otras soluciones para otros problemas nuevos. Por tanto, pensando diferente, se pueden buscar economías con marcos de política económica y social propios, como por ejemplo salarios mínimos menores en poblaciones menores de 100.000 habitantes, fomento del uso de la bicicleta, restricción al uso de vehículos contaminantes y fomento del transporte público confortable, diseño ecológico de esas economías creando tasas a las empresas contaminantes para con los recursos recolectados fomentar la reforestación, el cultivo de especies nativas, reparar impactos ambientales, etc.

El menor costo de vida en el campo unido a sus sanas ventajas, su apacible contacto con la naturaleza, las sanas costumbres campesinas, las facilidades de acceso a bienes y servicios, etc. hacen de esta opción de residencia una posibilidad verdaderamente atractiva y lo que haga falta se convierte en oportunidades de negocio en esos lugares.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: